Center for American Progress

RELEASE: From a “Green Farce” to a Green Future
Press Release

RELEASE: From a “Green Farce” to a Green Future

Refuting False Claims About Immigrants and the Environment

En español abajo

Read the full report here.

Lea el resumen e introducción en español aquí.

Listen to the audio of the press call here.

Washington, D.C. — Today the Center for American Progress released a new report that strikes down many of the false arguments regarding immigrants and the environment. In the midst of the debates on combating climate change and reforming our broken immigration system anti-immigrant groups have revamped their efforts to play these issues against each other, often by distorting the facts. These voices have long argued that immigrants destroy the environment, accelerate climate change, and undermine U.S. efforts to transition to a clean and green future.

The report “From a “Green Farce” to a Green Future” by CAP Research Associate Jorge Madrid, refutes these false claims, provides a clearer picture of immigrants’ environmental contributions, and outlines real environmental solutions that can cut carbon and curb climate change. Key findings include:

  • The assumption that immigrant-driven population growth alone drives the U.S. carbon footprint is false. The 10 highest carbon-emitting cities have an average immigrant population below 5 percent, according to a 2008 Brookings Institution study.
  • The cities with the lowest carbon footprint, on the other hand, have an average immigrant population of 26 percent.
  • Immigrants, especially recent immigrants, tend to lead “greener” lifestyles than the native-born and are more likely to use public transportation and practice sustainable habits like compact living, conservation, and recycling.
  • Immigrants, who are largely low income, are also more likely to have their lives disrupted by extreme weather events and other adverse effects of climate change.
  • Addressing climate change and poverty on a global scale will help stabilize immigration flows from undeveloped countries.
  • Immigrants are disproportionately hurt by the dirty energy economy and face unique environmental challenges. Consequently, they fight for greener solutions, including challenging the use of hazardous pesticides in the agricultural fields where many immigrants work.
  • 2010 polls of key electoral states find that immigrant-rich communities overwhelmingly favor policy that will create green jobs and tend to support congressional candidates who back efforts to fight global warming.
  • Immigrants are integral to driving clean energy innovation. They accounted for 70 percent of men and women who entered the engineering and science fields from 1995 to 2006 and 40 percent of all high-tech venture-backed companies.

The report also recommends several actions the United States and other countries can take to start cutting pollution and getting a handle on climate change.

Read the full report here.

Lea el resumen e introducción en español aquí.

###

Washington, D.C.—Hoy el Center for American Progress publicó un nuevo informe que hecha por tierra muchos de los argumentos falsos que se exponen en relación con los inmigrantes y el medio ambiente. En medio de los debates sobre la lucha contra el cambio climático y la reforma del quebrantado sistema migratorio, grupos antiinmigrantes han reactivando sus esfuerzos para pintar estos temas como incompatibles utilizando la desinformación. Por mucho tiempo estas voces han argumentado que los inmigrantes destruyen el medio ambiente, aceleran el cambio climático y socavan los esfuerzos estadounidenses para hacer una transición hacia un futuro verde y limpio.

El informe “De una “Farsa Verde” a un Futuro Verde” por Jorge Madrid, Investigador Asociado de CAP, refuta estos falsos argumentos, brinda una imagen más clara de las contribuciones ambientales aportadas por los inmigrantes, y aporta las verdaderas soluciones ambientales que pueden reducir el carbono y frenar el cambio climático. Entre estos resultados clave se incluyen:

  • Es falso el supuesto de que el crecimiento demográfico impulsado por los inmigrantes determina la huella de carbono de los Estados Unidos. Las 10 ciudades mayores emisoras de carbono tienen una población de inmigrantes promedio que está por debajo del 5 por ciento, según un estudio realizado por la Institución Brookings en el 2008.
  • Por otra parte, las ciudades con la más baja huella de carbono tienen una población de inmigrantes promedio del 26 por ciento.
  • Los inmigrantes, sobre todo los inmigrantes recientes, suelen llevar estilos de vida “más verdes” que los nativos y es más probable que utilicen el transporte público y que practiquen hábitos sostenibles como vivir compacto, la conservación y el reciclado.
  • Es más probable asimismo que los inmigrantes, que en su mayoría son personas de bajos ingresos, se vean afectados durante sus vidas por eventos meteorológicos extremos y otros efectos negativos del cambio climático.
  • El tratamiento del cambio climático y la pobreza a escala mundial ayudará a estabilizar los flujos migratorios de los países subdesarrollados.
  • Los inmigrantes se ven afectados de manera desproporcionada por la economía basada en el uso de energías contaminantes y enfrentan desafíos ambientales particulares. En consecuencia, luchan por soluciones más verdes, incluido el cuestionamiento del uso de plaguicidas peligrosos en los campos agrícolas donde trabajan muchos inmigrantes.
  • En encuestas realizadas en el 2010 en estados electorales clave se comprobó que las comunidades ricas en inmigrantes favorecen de manera abrumadora la política de creación de empleos verdes y suelen apoyar a los candidatos al Congreso que promueven esfuerzos para combatir el calentamiento global.
  • Los inmigrantes son parte integrante del impulso que se da a la innovación en energías limpias. Ellos representan el 70 por ciento de los hombres y mujeres que han ingresado en los campos de la ciencia y la ingeniería entre 1995 y el 2006 y el 40 por ciento de todas las empresas de alta tecnología apoyadas por capitales de riesgo.

En el informe se recomiendan las medidas que los Estados Unidos y otros países pueden adoptar para comenzar a reducir la contaminación y controlar el cambio climático.

Lea el informe aquí. (en inglés)

Lea el resumen e introducción en español aquí.

Visite CAP en Español.

###