CAP en Español
Small CAP Banner

Llámenle una sanción, o una multa, pero no le llamen un impuesto

Desenmascarando el supuesto 'Impuesto' que es el mandato individual

SOURCE: AP/Nick Ut

El juez conservador John Roberts usó un razonamiento de impuestos en su defensa de la constitucionalidad del mandato individual – y la ley en su totalidad – la semana pasada. Pero Roberts hacía un argumento técnico y usaba la palabra "impuesto" en una manera que sólo tiene sentido en un contexto jurídico arcano.

    PRINT:
  • print icon
  • SHARE:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

Después de haber perdido su lucha contra la Corte Suprema y el Acta de Cuidado Asequible, en los últimos días los opositores de la reforma de salud han estado atacando el mandato individual de la ley como un “impuesto” a la clase media. Esta línea de razonamiento sólo tiene sentido si piensas que las multas por tirar basura, por exceso de velocidad u otros comportamientos irresponsables también son “impuestos”.

Sí, es cierto que el Juez conservador de la Corte, John Roberts, utilizo una lógica de impuestos cuando defendió la constitucionalidad del mandato individual – y la ley en su totalidad – la semana pasada. Sin embargo, Roberts hacía un argumento técnico y usaba la palabra “impuesto” en una manera que sólo tiene sentido en un contexto jurídico arcano.

Primero, algunos antecedentes: En la ley de salud, la disposición llamada “mandato individual” le obliga a aquellos que puedan hacerlo a comprar seguro medico, y cuando el mandato sea implementado en etapas, se impondrá una multa de hasta un 2,5 por ciento de los ingresos familiares a los que no lo compren. Eso es justo, ya que los costos del cuidado de la salud de las personas sin seguro son asumidos por el resto de nosotros.

No es necesario haber estudiado derecho para entender la diferencia entre una multa y un impuesto, y este se posiciona fácilmente bajo la primera categoría, como explicaremos más abajo. Además, la gran mayoría de los estadounidenses-sean ricos, pobres, o de la clase media-nunca tendrán que pagar lo que se conoce como la “multa de aprovechados” que esta al centro de este debate.

Sin embargo, aunque el tema del ataque por impuestos contra el mandato individual es incoherente, sigue siendo peligroso. Opositores a la reforma de salud entienden bien el poder de la palabra “impuesto” para provocar el resentimiento popular y tratarán de confundir al público sobre lo que el mandato individual es y cómo funciona. Éstos son algunos datos para tomar en cuenta.

A diferencia de los impuestos, esta multa es evitable.   Los impuestos son, en su mayor parte, involuntarios. Pagamos impuestos sobre nuestros ingresos y cuando compramos cosas. La única manera de evitar los impuestos es ganar menos dinero y consumir menos. Las sanciones y multas, sin embargo, son muy diferentes. Podemos evitar las multas evitando mal comportamiento.

El mandato individual les presenta a las personas una opción: o tener seguro de salud o pagar una multa anual. Las únicas personas que pagarán esta multa son aquellos que deliberadamente no se hacen cargo de adquirir seguro de salud-y luego le dejan los costos para el resto de nosotros cuando se enferman.

Las personas que tienen seguro de salud nunca tendrán que pagar la multa.   Más del 80 por ciento de los estadounidenses hoy en día tienen seguro de salud, y la ley de reforma de salud aumentará drásticamente la cobertura. Cuando la ley sea promulgada, sólo el 6 por ciento de los estadounidenses se enfrentarán con la opción de comprar un seguro privado que pueden pagar, o atendrán que pagar una multa, de acuerdo con el Urban Institute. Y sólo un 1,2 por ciento de los estadounidenses realmente pagarán la multa según las estimaciones del Congreso.

El seguro será proveído a los estadounidenses que no pueden pagar seguro.  Según la ley, las personas que no pueden comprar un seguro recibirá la cobertura por medio de Medicaid o el gobierno compartirá con ellos el costo de seguro de salud privado. Por eso, la multa sólo se aplicará a las personas que puedan pagar seguro de salud, pero prefieren que los contribuyentes-usted y yo mismo-los saquen de apuros económicamente cuando necesitan atención médica de emergencia.

El mandato individual se basa en los principios conservadores de la responsabilidad individual.  La idea de que las personas deberían estar obligadas a adquirir seguro de salud si pueden pagarlo fue popularizado primero por la organización conservadora, la Fundación Heritage en 1989 y fue implementada por primera vez por el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney, un republicano. La idea en aquel entonces y en hoy día, es promover la responsabilidad individual e impedir que la gente autosuficiente dependa en la asistencia pública. “Cada hogar tiene la obligación, en la medida de sus posibilidades, de evitar imponer demandas en la sociedad protegiéndose a sí mismo”, escribió Heritage en defensa del mandato individual.

Afortunadamente, la evidencia sugiere que la multa del mandato individual se aplicará a una pequeña fracción de la población en todo el país. Menos del 1 por ciento de los residentes de Massachusetts, el único estado que ya tiene un mandato individual, recibieron la multa en 2009.

Después de que la ley federal esté en práctica en el 2014 y los estadounidenses vean que la multa del mandato individual sólo se aplica a un pequeño número de aprovechados, el argumento contra los impuestos debe perder todo validez.

Ya parece estar perdiendo impulso en algunos lugares muy reveladores. Un asesor de Romney dijo el lunes que el virtual candidato presidencial republicano está de acuerdo con el presidente Barack Obama de que la multa del mandato individual no es un impuesto.

Gadi Dechter es Director de Política económica en el Center for American Progress.

To speak with our experts on this topic, please contact:

Print: Katie Peters (economy, education, poverty, Half in Ten Education Fund)
202.741.6285 or kpeters@americanprogress.org

Print: Anne Shoup (foreign policy and national security, energy, LGBT issues, health care, gun-violence prevention)
202.481.7146 or ashoup@americanprogress.org

Print: Crystal Patterson (immigration)
202.478.6350 or cpatterson@americanprogress.org

Print: Madeline Meth (women's issues, Legal Progress, higher education)
202.741.6277 or mmeth@americanprogress.org

Spanish-language and ethnic media: Tanya Arditi
202.741.6258 or tarditi@americanprogress.org

TV: Lindsay Hamilton
202.483.2675 or lhamilton@americanprogress.org

Radio: Chelsea Kiene
202.478.5328 or ckiene@americanprogress.org