CAP en Español
Small CAP Banner

Las ganancias siguen en los empleos del sector fabril

Sin embargo, republicanos de la Cámara están impidiendo el crecimiento de empleos

SOURCE: AP/Paul Sakuma

Una reclutadora TalentEarth, a la izquierda, habla con un hombre desempleado, a la derecha, en una feria de trabajo en San José, California, en julio.  TalentEarth es una agencia de empleo.

    PRINT:
  • print icon
  • SHARE:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

Es la época de las vacaciones de verano, pero el Congreso se va de la ciudad sin haber aprobado una legislación que nos ayude a superar el clave problema económico: empleos. Incluso con la situación económica en e Europa y la intransigencia de los líderes de la Cámara, la economía ha creado puestos de trabajo por 29 meses consecutivos, y este mes fue más fuerte con la adición de 172.000 empleos en el sector privado. Indudablemente esto nos pone en buen camino, especialmente tomando en cuenta todos los desafíos en la economía mundial.

Hace casi un año el presidente Barack Obama propuso una solución: el American Jobs Act-que pondría a los profesores de nuevo en sus aulas, los policías en las calles, y renovaría los puentes y las carreteras de nuestra nación. Pero los republicanos de la Cámara han impedido continuamente este esfuerzo, al negar considerar esta legislación tan necesaria. El resultado: A pesar de que el sector privado se mueve hacia una dirección de recuperación, el gobierno continúa despidiendo trabajadores.

De hecho, la industria manufacturera sigue siendo un punto brillante en los datos de empleo, y agregó 25.000 empleos en julio, a un promedio de 26.000 trabajos mensuales en 2012. La fabricación de bienes duraderos también está creciendo a un ritmo más rápido que cualquier década – los 1990s o la recuperación de los 2000s. (Vea la Figura 1) Las horas de trabajo han incrementado a un ritmo mas rápido para los trabajadores de producción en la industria manufacturera y continúan estando a un nivel más alto que cualquier otro punto de la recuperación de los años 2000 y están a niveles de durante la recuperación de los 1990s.

Sin embargo, los trabajadores del sector público están sufriendo. En julio, 7.000 educadores locales perdieron su empleo sobre una base ajustada por factores estacionales, por un total de 314.000 maestros, directores y otro personal escolar que han sido despedidos desde noviembre de 2009. El número total de trabajadores empleados por los gobiernos locales es ahora menor que en cualquier momento desde la mitad de la década 2000, a pesar de que desde entonces nuestra población ha crecido. Cortando los servicios públicos no fomentará el crecimiento en los próximos años, sobre todo porque estos recortes se concentran entre los educadores-y cada vez más entre las mujeres.

Mientras que los hombres fueron más afectados en la Gran Recesión de 2007-2009-perdiendo tres de cada cuatro empleos perdidos desde diciembre de 2007 hasta junio de 2009-y han agregado puestos de trabajo más rápidamente que las mujeres inicialmente en la recuperación posterior, el ritmo se ha igualado. En julio los empleadores agregaron 86.000 puestos para mujeres en sus nóminas, aunque la tasa de desempleo de las mujeres adultas (20 años de edad y mayores) subió desde el 7,4 por ciento a 7,5 por ciento. Los empleadores agregaron 77.000 hombres a sus nóminas en julio, y la tasa de desempleo para los hombres adultos bajó de 7,8 por ciento al 7,7 por ciento. Así, mientras que la primera parte de la recuperación era desproporcionadamente mejor para los hombres, ahora ya no es el caso.

Los latinos siguen experimentando un aumento del desempleo, en relación con la población general. En julio, la tasa general de desempleo fue 8,3 por ciento, mientras que fue 10,3 por ciento para los latinos. Sin embargo, aunque tenemos que tener cuidado de no darle demasiada importancia al cambio de los datos de solo un mes porque los datos tienden a fluctuar, la situación mejoró para los latinos en julio, ya que la tasa de desempleo cayó desde 11,0 hasta 10,3 por ciento. Los cambios fueron mayores para los hombres latinos adultos (20 años o más), que experimentaron una fuerte caída en el desempleo, de9,5 al 8,2 por ciento, que para las Latinas adultas, que vieron un pequeño aumento en su tasa de desempleo hasta 10,3 a 10,5 por ciento

La industria de la ayuda temporal añadió 14.000 trabajadores en julio y ahora esta de regreso a un nivel que no hemos visto desde enero de 2008, justo después de que comenzó la recesión en diciembre de 2007. El número de trabajadores temporales esta ahora a sólo unos 110.000 por debajo de los puntos máximos a de las recuperaciones económicas de los años 1990 y 2000. Aunque una economía de trabajadores temporales no es la meta, esto si indica que los empleadores sienten presión para aumentar la contratación de empleos.

Esto es una buena noticia para los aumentos salariales. La tasa anualizada de aumento trimestral de los salarios fue 2 por ciento en julio, ligeramente por encima de la tasa de inflación, medida por el Consumer Price Index para todos los consumidores urbanos, que fue un 1.7 por ciento.

Notablemente, sigue siendo un momento difícil para estar en el mercado de trabajo para los adolescentes-especialmente los afroamericanos. Entre todos los adolescentes de 16 a 19, la tasa de desempleo fue un 23.8 por ciento en julio, mientras que fue un 36.6 por ciento entre los adolescentes afroamericanos.

A pesar de que no queremos darle demasiada importancia a un cambio de un mes, hay noticias potencialmente alentadoras sobre el desempleo de larga duración en los datos del mes de julio. El número promedio de semanas desempleada/os bajó de un 19.8 a un 16.7 en julio- el más breve período promedio de desempleo de larga duración desde agosto de 2009. La proporción de los desempleados que han estado sin trabajo y buscando empleo durante por lo menos seis meses bajó de un 41.9 por ciento a un 40.7 por ciento-el nivel más bajo desde diciembre de 2009.

Sin embargo, la interpretación de estos datos debe ser atenuada por el hecho de que en julio, 150,000 personas abandonaron la fuerza laboral potencial porque han renunciado a su búsqueda de empleo. La mano de obra está ahora mas o menos dónde estaba en mayo- así que esto puede ser un asunto de solo un mes, pero será importante observarlo. Aún que la fuerza de trabajo disminuyó, el número de personas que reportaron que tenían un empleo regresó a su nivel de mayo, y la proporción de la población de EE.UU. con un trabajo se redujo de un 58.6 por ciento a un 58.4 por ciento.

A pesar de los desafíos actuales para los desempleados de larga duración, el gobierno federal y algunos gobiernos estatales han gradualmente eliminado los beneficios para los desempleados a largo plazo. El Middle Class Tax Relief y el Job Creation Act de 2012 extendieron beneficios a los desempleados de larga duración hasta el fin de 2012, pero incluyó reducciones incrementales a la elegibilidad, lo que significa que cientos de miles de estadounidenses desempleados ya agotaron o pronto agotarán sus beneficios. Además de esto, en los últimos dos años, 12 estados han promulgado legislación que restringe la elegibilidad para beneficios, disminuye la cantidad de beneficios que están disponibles, o hace ambas cosas.

Los recortes a los beneficios para los desempleados de larga duración tienen consecuencias reales para los trabajadores y sus familias: En 2010, los beneficios de desempleo sacaron a 3.2 millones de personas de la pobreza. Las reducciones a la elegibilidad se traducen a más familias que tendrán dificultades para ganarse la vida. Y sin embargo, el Congreso se ha ido de vacaciones, a pesar de que el liderazgo de la Cámara no ha aprobado el tipo de legislación que garantice que la economía se sigue moviendo en la dirección correcta.

Heather Boushey es economista principal en el Center for American Progress.

To speak with our experts on this topic, please contact:

Print: Allison Preiss (economy, education, poverty)
202.478.6331 or apreiss@americanprogress.org

Print: Tom Caiazza (foreign policy, health care, energy and environment, LGBT issues, gun-violence prevention)
202.481.7141 or tcaiazza@americanprogress.org

Print: Chelsea Kiene (women's issues, Legal Progress, Half in Ten Education Fund)
202.478.5328 or ckiene@americanprogress.org

Spanish-language and ethnic media: Tanya Arditi
202.741.6258 or tarditi@americanprogress.org

TV: Rachel Rosen
202.483.2675 or rrosen@americanprogress.org

Radio: Chelsea Kiene
202.478.5328 or ckiene@americanprogress.org