CAP in English
Small CAP Banner

DECLARACION: Angela Kelley opina sobre la decisión de la Corte Suprema de la ley S.B. 1070 de Arizona

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Contacto: Laura Pereyra
Número de teléfono: 202.741.6258
Correo electrónico: lpereyra@americanprogress.org

Washingon, D.C.–Hoy, la Corte Suprema afirmó que leyes como la ley de Arizona, SB 1070, violan nuestra constitución pero validió la provisión mas peligrosa mientras que invalido otras tres. Angela Kelley, Vicepresidenta de Políticas Inmigratorias del Center for American Progress emitió la siguiente declaración:

Aunque hizo un esfuerzo para limitar perfiles raciales, la Corte Suprema confirmó una de las disposiciones de SB 1070 que es central y una de las más ofensivas, el requisito de que los agentes del orden pueden exigir prueba de estatus inmigratorio de cualquier persona que este bajo la sospecha de ser indocumentado. Esta provisión conocida como "sus papeles, por favor" conducirá inevitablemente a la discriminación racial y étnica basada en como una persona hable o se vea, independientemente de que si ha sido ciudadano(a) estadounidense durante toda su vida.

Sin embargo, el fallo de hoy fue un escueto análisis en que la Corte sólo llegó a la conclusión de que la ley federal no puede prevenir que los estados promulguen este tipo de leyes que piden documentos para demostrar el estatus migratorio de una persona. Las demandas judiciales las cuales cuestionan esta provisión porque promueve la discriminación en base a perfiles raciales continuarán siendo litigadas y estamos seguros de que la medida será derogada. Por desgracia, hoy la sentencia de la Corte Suprema significa que mientras esperamos esta decisión futura, los derechos fundamentales de los estadounidenses que viven en esos estados se ven hoy degradados.

Aunque este es un golpe a los derechos civiles en Estados Unidos, es sólo retroceso, no una derrota. Las comunidades que pelean por los derechos civiles y por los inmigrantes seguirán luchando en contra de leyes como SB 1070 en los tribunales, en las legislaturas estatales, y en el Congreso. Estas medidas no existen en el vacío. Como demuestran los últimos sondeos, los votantes latinos están prestando atención a la decisión del tribunal y la mayoría cree que la decisión contribuirá a un ambiente hostil para ellos. Por otra parte las leyes como estas dañan nuestra seguridad comunitaria, llevan a la bancarrota a las economías y socavan nuestra unidad nacional por lo que no es de extrañar que la carrera de Arizona por seguir en este camino peligroso se haya estancado. Estados que estaban a punto de considerar medidas similares en el año 2012 decidieron no hacerlo después de ver lo costoso y divisivo que estas leyes son para la sociedad.

El fallo de hoy aumenta la urgencia de una reforma inmigratoria sensata y viable federal. Pero eso sólo será posible con apoyo bipartidista. Por lo tanto hacemos un llamado al partido Republicano a repudiar la política de división y acercarse a la mesa de negociaciones. Y mientras tanto, hacemos un llamado a la Administración de Obama a seguir luchando en contra de leyes como la SB 1070, que no tienen lugar en los Estados Unidos.

Le pedimos a la administración que doblen sus esfuerzos por defender los derechos civiles de todos los residentes; le pedimos a la administración que envié observadores de derechos civiles a los estados que implementan estas leyes, y le pedimos que ponga un fin al programa de “Comunidades Seguras” en esos estados.

La decisión de la Corte Suprema de hoy será un momento decisivo en la historia de la política de inmigración estadounidense, pero creemos que va a ser el comienzo de un movimiento hacia el principio básico de América de una mayor inclusión, en lugar de repudiar tal valor.

Para hablar con expertos sobre este tema favor de ponerse en contacto con Laura Pereyra a lpereyra@americanprogress.org o 202.203.8689.

###

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.