CAP in English
Small CAP Banner

Abriendo Oportunidades a las Mujeres en el Sistema de la Capacitación Laboral

Haciendo que el Workforce Investment Act Funcione para las Mujeres

FUENTE: AP/Paul Sakuma

Dos mujeres aprenden a escribir su historial personal durante una clase de JobTrain, una institución educativa y de capacitación que también ofrece servicios como la orientación profesional y la colocación de empleos en Menlo Park, California.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read this in English

El sistema de desarrollo y capacitación laboral en Estados Unidos es crucial para ayudar a los empleados a encontrar un trabajo y recibir capacitación. Pero el sistema actual no funciona para las trabajadoras.

La Ley de Inversión en la Fuerza Laboral (o Workforce Investment Act en inglés), es la legislación federal que autoriza y destina fondos a proveedores de servicios locales alrededor del país. Dichos sitios proveen información a los trabajadores sobre empleos y provee acceso a la capacitación laboral para algunos empleados. El problema es que el WIA se enfoca en la ubicación de un empleo rápidamente en vez de ofrecer la capacitación para tener acceso a mejores trabajos. Además, el sistema no está diseñado para reconocer y prevenir resultados desiguales para las mujeres, minorías y otros grupos. Un nuevo informe de CAP “Opening Doors: How to Make the Workforce Investment Act Work for Women,” examina cómo hacer que el WIA funcione para las mujeres como antesala a la reautorización de esta legislación en el Congreso este año.

De acuerdo al informe, el sistema actual afecta particularmente a las mujeres por que el WIA empeora las desigualdades en el mercado laboral. Las mujeres toman trabajos “para mujeres”, es decir, de bajos ingresos y habilidades, y ganan salarios aún más bajos que los hombres. Esto sucede incluso con mujeres que reciben capacitación—el servicio de más alto nivel del WIA. El informe no examinó la segregación o brechas salariales por raza o etnicidad, pero evidencias anecdóticas indican que estas desigualdades podrían existir entre las mujeres de minorías al igual que entre las mujeres en general.

Las mujeres que son autosuficientes económicamente necesitan acceso a la capacitación para mejores trabajos, lo que conlleva a la autosuficiencia para que puedan proveer a sus familias y a sí mismas con vivienda, alimentos, cuidado infantil y otras necesidades familiares sin subsidios públicos. El desarrollo y capacitación laboral y la educación son especialmente importantes para mujeres que no tienen una educación que sobrepasa la secundaria, y la educación superior es vital para obtener un trabajo que pague un salario que pueda mantener a una familia en medio de una economía como la actual.

Ciertas mejoras tanto en el estatuto del WIA como en su operación real proveerían grandes oportunidades para las mujeres y otros grupos en desventaja económica para tener acceso a buenos trabajos y la capacitación laboral.

Lo más importante es que el Congreso y los operadores locales del WIA deben ser proactivos en mejorar la igualdad. El personal del WIA debe trabajar activamente para asegurar que las mujeres y otros grupos en desventaja reciban buena y actualizada información acerca del potencial de ingresos de todos los trabajos para que ellos puedan tomar una decisión más detallada acerca de una carrera o trayectoria educativa, en vez de ser dirigidos a trabajos de bajos ingresos y habilidades. Las mujeres se beneficiarían enormemente si el personal del WIA enfatizarían y animarían el ingreso a trabajos que no son tradicionales para su género, ya que los trabajos que son tradicionalmente para hombres pagan sumamente más que los trabajos tradicionales para las mujeres.

Los programas del WIA deberían incorporar servicios de desarrollo profesional a través de manejo de casos y consejería, además de proveer servicios de apoyo y conducir asistencia a mujeres de bajos ingresos y otros que puedan beneficiarse de los servicios del WIA. La consejería profesional es especialmente importante para las mujeres quienes enfrentan obstáculos en acceder a buenos trabajos, especialmente ocupaciones que no son tradicionalmente ligadas a su género. El WIA también debe cambiar su enfoque de la ubicación laboral inmediata a la capacitación laboral y educativa en caso de una crisis para que las mujeres puedan fortalecer sus destrezas y obtener mejores trabajos.

Finalmente, medidas adicionales al sistema del WIA incentivarían un enfoque en resultados equitativos entre las mujeres y otras minorías. Debería considerar específicamente la capacitación de los participantes del WIA para empleos en trabajos no tradicionales, su capacidad para lograr una autosuficiencia y su éxito en obtener una credencial educativa.

Estas mejorías en el Workforce Investment Act podrían encaminar a las mujeres hacia la autosuficiencia y en trayectorias profesionales más gratificantes.

Read this in English

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.