CAP in English
Small CAP Banner

La Red 2.0 y las Próximas Elecciones en Latinoamérica

FUENTE: AP/Douglas Engle

En la foto aparecen usuarios de computadoras en Estacao Futuro, un centro de internet en la favela de Rocinha en Rio de Janeiro, Brasil. El uso de internet está creciendo vertiginosamente en Latinoamérica, por lo que juega un papel importante en las próximas elecciones en la región.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

Al menos 10 países en América Latina y el Caribe tendrán elecciones presidenciales para el 2012, ocho tomaran lugar antes del 2011. Al mismo tiempo el terreno electoral de América Latina está marcado por un aumento considerable en el número de usuarios de Internet y el sumamente sofisticado uso del mismo por políticos y ciudadanos. El potencial impacto que tendrán las campañas políticas que utilicen Internet en esta nueva onda de elecciones regionales será entonces mucho más grande que antes. Como resultado, analistas de políticas electorales latinoamericanas—al igual que los mismos políticos latinoamericanos—deberían prestar atención al papel que jugará Internet en las próximas elecciones y el impacto que tendrá en futuras campañas políticas en la región.

Los números indican una creciente tendencia en el uso de Internet en América Latina. Actualmente hay más de 160 millones de usuarios de Internet en la región, representando una penetración poblacional de 30 por ciento de aproximadamente 560 millones de personas. A primera vista esto se ve como un nivel minúsculo con relación a la penetración poblacional de 75 por ciento en los Estados Unidos, pero las tasas de crecimiento de Internet en América Latina y el Caribe superan las tablas mundiales: Se espera que el uso regional de Internet crezca en un 60 por ciento cada año hasta el 2012, coincidiendo con la nueva ola de elecciones. La región también encabeza las tasas mundiales de crecimiento de acceso a Internet de banda ancha con un crecimiento del 7.5 por ciento, sobre el 6.2 por ciento en Europa Occidental. Y el 71 por ciento de los 160 millones de usuarios de Internet en la región usan sitios de comunidad social como el método primario de comunicación.

Brasil tiene el número más alto de usuarios de Internet que cualquier otro país latinoamericano, seguido por México, Argentina, Colombia, y Chile. Pero cuando se compara el número de usuarios de Internet en cada país con relación a sus poblaciones, Chile se ubica en el primer lugar, seguido por Argentina, Colombia, Costa Rica, y Brasil. Dado el creciente número de usuarios en estos países, no sorprende que los medios cada vez reporten más sobre el papel que jugará el Internet en las elecciones recientes o por venir de cada país.

Chile, con la más alta penetración poblacional de Internet en la región, está experimentando una revolución con las campañas políticas en línea. Durante la campaña para las elecciones municipales del 2008, candidatos como Álvaro Undurraga e Ismael Calderón, postulándose para la posición de Concejal de Santiago, usaron una variedad de medios online para la movilización de ciudadanos y campañas en línea, como blogs, cuentas de Facebook, y sitios de Internet.

El Internet está jugando un papel más grande en la campaña para la elección presidencial chilena el próximo mes de diciembre. La Concertación, una coalición centroizquierda que ha estado en el poder desde el fin de la dictadura del General Augusto Pinochet en 1990, no permitió que el entonces candidato para el Partido Socialista Marco Enríquez-Ominami participara en las primarias internas del 2009, de lo cual el ex presidente Eduardo Frei emergió como el candidato presidencial de la coalición. Como resultado, Enríquez-Ominami renunció al Partido Socialista y lanzó su campaña como un independiente sin el apoyo de ningún partido político establecido. Desde entonces, este candidato ha usado Internet y los medios para formar una imagen pública popular entre muchos jóvenes chilenos, y ha logrado, en pocos meses, subir al tercer lugar en las últimas encuestas—y así cambiando el terreno político y frustrando el control del voto de la izquierda y centroizquierda de Eduardo Frei.

Una historia similar está ocurriendo al mismo tiempo en Colombia. Mientras que la campaña presidencial en mayo del 2010 está solo en las etapas preliminares, se espera que los tres mayores partidos políticos tengan primarias internas para el fin de septiembre de este año. El candidato independiente Sergio Fajardo, exalcalde de Medellín, ha logrado notable popularidad y apoyo en gran parte por su uso de Internet para reclutar voluntarios y obtener el respaldo de la juventud colombiana. En encuestas recientes Fajardo se ha mantenido entre el primer o segundo lugar en contra el ex ministro de defensa Juan Manuel Santos y dependiendo en que si el actual Presidente Álvaro Uribe está incluido en las encuestas como posible candidato.

El candidato del Partido Liberal de Colombia y ex ministro de defensa Rafael Pardo es también un importante aspirante para la presidencia. Pardo ha sido llamado el político que dio luz a la “Política 2.0” en Colombia—una referencia a la influencia revolucionaria que redes sociales y tecnologías participativas del Web 2.0 están teniendo en la política. Una de las más recientes iniciativas colombianas dedicadas a ser análisis de la política colombiana, “La Silla Vacía”, ha llamado a Pardo el “candidato cibernético”, destacando su uso efectivo de Internet en su campaña.

El mensaje para analistas está claro: mientras los países de América Latina y el Caribe entran en una nueva ronda de elecciones que continuará hasta el 2012, el hecho de que más y más campañas y participación política que acontece vía el Internet no debería ser pasado por alto. Y con un crecimiento anual del 60 por ciento en el uso de Internet hasta el 2012 significa que los candidatos para las presidencias de América Latina no pueden ignorar el potencial de Internet de cambiar el terreno electoral.

Stephanie Miller es consultora sobre temas relacionados con los EE.UU. y Latinoamérica para el Center for American Progress.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.