CAP in English
Small CAP Banner

Perdido en las Américas

El Viaje Sin Visión Estratégica del Presidente Bush a América Latina

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Lea el informe completo (PDF)

Resumen de datos: Brasil, Colombia, Guatemala, México, Uruguay

Vea a Dan Restrepo hablar sobre el viaje del Presidente (YouTube)

Read in English

El Presidente Bush está a punto de salir en un viaje de cinco países por las Américas que subrayar el fracaso total que ha sido su proyecto de traer al cabo su promesa de hace seis años de revo­lucionar las relaciones en las Américas. Sin duda el tono de cooperación del presidente ocultará las políticas estancadas que han guiado las relaciones de los Estados Unidos con las Américas durante gran parte de la administración del Presidente Bush. La retórica no es suficiente.

El Presidente Bush viaja a Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala, y México en un momento de cam­bio político, social, y económico profundo en las Américas. Seis años de descuido y mal manejo han dejado a los Estados Unidos sin una estrategia coherente para sacar el máximo de las oportunidades y para manejar los desafíos que esos cambios representan. Ni seis días de oportunidades de fotografías con el presidente ni un año (de siete) de compromiso con la región puede llenar ese vació.

Al Presidente Bush nunca le ha faltado retórica inspirada sobre las Américas. Con frecuencia él ha declarado la importancia de la necesidad de la cooperación y solidaridad entre los países del hemisfe­rio. Con el paso de tiempo la realidad no se ha visto lo suficiente detrás de esta retórica. La Adminis­tración Bush se ha enfocado en pocos instantes en asuntos de América Latina y lo han hecho en una manera que recuerda a la Guerra Fría.

Ese descuido interrumpido por anacronismo ha alejado de los Estados Unidos a muchos, dentro y fuera del gobierno, a través de las Américas que de otra manera hubieran estado abiertos al compro­miso y liderazgo de Estados Unidos. El prestigio y la influencia de los Estados Unidos en las Améri­cas están en uno de los niveles menores en varias generaciones, una realidad que afectará las políticas e intereses de los Estados Unidos por varias décadas. Para frenar esta caída y para crear una visión estratégica para las Américas requiere innovación y audacia. A pesar de su nueva retórica de justicia social, la agenda del Presidente durante su viaje de seis días reflejará poco de ambas.

La continuación del apoyo estadounidense para Plan Colombia, que convierte a Colombia al mayor recipiente de ayuda estadounidense fuera del Medio Oriente y Afganistán, no abre ningún campo nuevo. Variaciones de la temática “comercio, no ayuda” en Guatemala, y quizás hasta en Uruguay, no reflejan los cambios a la realidad actual donde políticas basadas en el comercio no han respondido eficazmente a demandas populares para el desarrollo económico.

Cualquier declaración en México sobre apoyo para una reforma integral migratoria sin un compro­miso de utilizar el capital político necesario en los Estados Unidos es, simplemente, más de lo mismo. Y en Brasil, la nueva propuesta del presidente será tímida e incompleta. No se realizarán las posibi­lidades transformativas de una relación basada en el etanol entre los Estados Unidos y Brasil sin un compromiso verdadero y acción por parte de los Estados Unidos.

De la misma manera, la iniciativa regional de la administración en Centro América contra las marras, que les de un apoyo importante a países que están luchando contra el efecto desestabilizador del cri­men, deja atrás la necesidad de programas de prevención basadas en las comunidades y depende casi exclusivamente en la aplicación de fuerza.

Si este viaje del presidente hubiera ocurrido al principio de su presidencia y no cuando el presidente está llegando débilmente al final, la retórica y simbolismo que serán lo llamativo del viaje quizás hubieran sido suficientes. No ahora. En los temas claves de cada país que visitará el presidente un compromiso tan limitado ya no es suficiente.

Daniel Restrepo es el Director del Proyecto de las Américas en el Center for American Progress. Para hablar con el para entrevistas, por favor ponerse en contacto con Vanesa Cardenas, Directora de Prensa, 202.841.8112 o vcardenas@americanprogress.org. El Proyecto de las Américas que forma parte del Center for American Progress enfoca sus esfuerzos en cuanto a la relaciones entre EEUU y los demás países de las Américas y la posición y lugar de EEUU en las Américas. El Proyecto tiene como objetivo elaborar recomendaciones novedosas para hacerle frente a estas realidades tan sujetas a cambios continuos, así como también estimular la participación activa del conjunto de los medios de comunicación para lograr una mejor difusión al público de sus propuestas en una forma rápida, efectiva y clara.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.