CAP in English
Small CAP Banner

Como aumentar el potencial económico de las Mujeres

Las barreras deben eliminarse a nivel mundial y en el hogar

FUENTE: AP/Alan Diaz

Empresaria Ivette Mayo, a la derecha, le habla a un cliente en la convención del U.S. Hispanic Chamber of Commerce en Florida. Las mujeres Latinas, propietarias de negocios, componen el segmento que crece con la mayor rapidez.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

El impacto de la iniciativa empresarial de las mujeres en la economía mundial no se puede subestimar. En 2010, 104 millones de mujeres en 59 de las economías del mundo empezaron y manejaron nuevas empresas, generando millones de puestos de trabajo y contribuyeron sustancialmente a su hogar, así como también al producto interno bruto mundial. En todo el mundo, cuando las mujeres construyen negocios, el efecto dominó es tremendo – crean puestos de trabajo para otros, se acumulan los ingresos del hogar, e invierten en los ahorros acumulados en la comunidad a través de atención de la salud, la educación y la alimentación.

A pesar de estos avances confirmados, las barreras para el empoderamiento económico de la mujer siguen existiendo. En el Día Internacional de la Mujer, tomemos nota de estos desafíos a la participación económica de las mujeres no sólo en países de todo el mundo, sino también en los Estados Unidos. Tomando en cuenta que las mujeres de color representan el segmento con el crecimiento más rápido en el mercado de mujeres propietarias de negocios, sería sabio estudiar la forma de aumentar el potencial económico de esta población por el bien de todo el país.

El empoderamiento económico mundial de las mujeres

El programa de seguridad económica y fortalecimiento del Departamento de Estado esta enfocado en desbloquear lo que la agencia llama a una fuente vital de crecimiento económico en todo el mundo: las mujeres. Esta gama de programas van desde ayudar a mujeres desplazadas en Kenia a mejorar sus pequeñas empresas con la formación de clases de negocios y mejorar su acceso a los préstamos de microcrédito, hasta apoyar la producción del arte tradicional de las mujeres de Timor-Leste con capacitación para la producción de sus tejidos y control de calidad y al proveer lugares que puedan vender sus productos al por mayor dentro de Timor-Leste y en el extranjero.

En todos estos programas, el objetivo es el mismo: Asegurar de que los países de todo el mundo aprecien la contribución económica y el potencial que las mujeres presentan a sus economías y cooperar con la reducción de las barreras que aún existen para la participación plena y sin trabas de las mujeres en la fuerza laboral.

La secretaria de estado, Hillary Clinton, destacó las importantes ventajas que podrían resultar al cerrar la brecha de género en el trabajo, así lo afirmó en la cumbre de cooperación Económica de las mujeres del Asia Pacífico y en la Cumbre de Economía en septiembre de 2011:

  • El crecimiento económico: Un estudio de McKinsey encontró un aumento modesto de la cuota general de mujeres en la fuerza laboral en los Estados Unidos – el numero de mujeres con un empleo aumentó de un 37 por ciento de todos los puestos de trabajo a casi el 48 por ciento en los últimos 40 años– representa casi una cuarta parte de la PIB actual. Un estudio de Goldman Sachs muestra que la reducción de barreras a la participación femenina en la fuerza de trabajo aumentaría el PIB de Estados Unidos un 9 por ciento, el PIB de la zona euro por un 13 por ciento y el PIB de Japón por un 16 por ciento. La reducción de la brecha de género también podría conducir a un aumento de 14 por ciento en el ingreso por cápita en el año 2020 en China, Rusia, Indonesia, las Filipinas, Vietnam y Corea.
  • Aumento en productividad: Un estudio del Banco Mundial encontró que los gerentes pueden incrementar significativamente la productividad por trabajador desde un 25 por ciento hasta un 40 por ciento por medio de la eliminación de la discriminación contra las trabajadoras y gerentes quienes son mujeres. Investigaciones también muestran que las empresas con más mujeres en cargos directivos superan el rendimiento de las empresas con menos mujeres por un 66 por ciento en el rendimiento del capital invertido, el 53 por ciento de retorno sobre el capital, y 42 por ciento en el rendimiento de las ventas.
  • Comunidades más fuertes: Se sabe que las mujeres de todo el mundo invierten ante todo primeramente en sus familias y las comunidades circundantes. Los datos muestran que las mujeres son más ahorradoras que los hombres, y que con estos ahorros, las mujeres invierten en los que las rodean. Al gastar más de sus ingresos en alimentos, cuidado de la salud y la educación para ellas y sus familias, las mujeres reinvierten el dinero en sus comunidades circundantes, multiplicando el efecto de su participación en la economía por medio de la creación de más puestos de trabajo y de la diversificación de las economías locales.

Las mujeres son claramente motores del crecimiento económico en todo el mundo. Negarles el potencial de unirse a la fuerza laboral y el espíritu empresarial nos negaría prosperidad a todos.

Empoderamiento económico de las mujeres en los Estados Unidos

En los Estados Unidos, un grupo que a menudo no se le presta mucha atención, en términos de su potencial empresarial, son las mujeres de color-a pesar de que las mujeres de color son propietarias de 1,9 millones de los 7,2 millones de empresas con una participación mayoritaria de mujeres, generando $ 165 mil millones en ingresos y empleando 1,2 millones de personas.

Los negocios de las latinas, de hecho, representan el segmento de más rápido crecimiento del mercado de negocios propiedad de mujeres. Entre 2002 y 2007 sus negocios aumentaron en un 172 por ciento, en comparación con las empresas latinas masculinas que aumentaron un 140 por ciento y a las empresas con dueñas anglosajonas, que incrementaron solo un 52,9 por ciento.

Sin embargo, la Gran Recesión que comenzó a finales de 2007, le afecto desproporcionadamente a las mujeres de color y devoró a sus beneficios económicos. Mientras que el 8 por ciento de las mujeres anglosajonas estaban desempleadas como la fuente principal de ingresos del hogar desde 2008 a 2010, este número fue un 25 por ciento para las mujeres afroamericanas y el 22 por ciento de las mujeres latinas en el mismo período.

Las mujeres de color también reportaron tener más problemas para cumplir con los gastos mensuales tales como facturas de servicios públicos mensuales, el pago de alquiler o hipotecas. Mientras que el 39 por ciento de todas las mujeres reportaron problemas para pagar facturas de servicios públicos, el número aumentó a 52 por ciento para las mujeres afroamericanas y el 48 por ciento de las mujeres latinas. Veintiún por ciento de las mujeres anglosajonas afirmaron tener problemas para hacer los pagos de alquiler o hipoteca, mientras que el 33 por ciento de las mujeres afroamericanas y el 31 por ciento de las mujeres latinas reportaron problemas similares.

Sabemos que las mujeres de color tienen un potencial empresarial muy fuerte, así que ¿qué podemos hacer para aprovechar esta capacidad y traducirla a un crecimiento económico, un aumento en productividad, y a un fortalecimiento de las comunidades que sabemos que el empoderamiento de las mujeres puede producir?

Informes demuestran que los negocios de mujeres de color enfrentan desafíos particulares para llegar al éxito, aparte de la discriminación. Estos obstáculos incluyen niveles más bajos de educación y experiencia, la concentración de tipos de empresas en sectores especialmente vulnerables a las recesiones económicas, y la dificultad especialmente problemática de conseguir el capital necesario para el crecimiento.

Mientras que muchos dueños de negocios dependen del acceso a los mercados de capital establecidos y las redes de acceso a capital financiero, las mujeres de color pueden estar en desventaja, ya que son tradicionalmente excluidas de dichas redes. Sin embargo, investigaciones sugieren que las mujeres de color pueden ser capaces de aprovechar las redes sociales étnicas y raciales como fuentes vitales de préstamos informales. Sabemos que estas redes de parentesco se han utilizado en ocasiones particularmente difícil-casi el 50 por ciento de las mujeres afroamericanas y el 41 por ciento de las mujeres latinas reportaron tomar dinero prestado de un amigo o familiar para cubrir sus gastos, mientras que el 23 por ciento de las mujeres anglosajonas recurrieron a similares redes.

Con el fin de promover el espíritu empresarial entre las mujeres de color, tenemos que invertir en programas que proporcionan asistencia técnica y la educación para asegurarse de que las empresas que empiezan tengan una mejor oportunidad de éxito. También es necesario que el gobierno continúe asegurándose que programas enfocados en las mujeres continúen, , ya que son una de las principales razones de que las mujeres de color contratistas han podido competir con sus ofertas, especialmente con todos los recortes en los gastos federales que han precipitado la disminución en las licitaciones y adjudicaciones.

A medida que nuestro país se acerca rápidamente al día en que las comunidades de color se convertirán en la mayoría de nuestra población, enfrentaremos a una pérdida significativa, si no prestamos atención al espíritu empresarial de las mujeres de color. Así como la secretaria Clinton sostuvo cuando se dirigió a la Cumbre de Economía APEC "al liberar y aprovechar el potencial económico de las mujeres, vamos a ver un futuro nuevo y mejor."

Julie Ajinkya es analista de políticas del proyecto Progreso 2050 en el Center for American Progress.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.