CAP in English
Small CAP Banner

Las minorías y el mercado laboral en la recesión

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

La economía perdió 598.000 puestos de trabajo solo en enero y el índice de desempleo del país llegó al 7,6 por ciento por primera vez en más de 16 años. Desde el comienzo de la recesión en diciembre de 2007, la economía ha perdido la impresionante cantidad de 3,6 millones de puestos de trabajo (1,8 millones sólo en los últimos tres meses) mientras que el índice de desempleo ha subido 2,7 puntos porcentuales. Incluso antes del comienzo de la recesión, las minorías ya afrontaban una situación económica más precaria que los blancos, especialmente en el mercado laboral. Ahora, ya con 13 meses de declive económico, está claro que han sufrido un gran impacto.

Las siguientes cifras* indican las pérdidas drásticas en el ámbito laboral que han golpeado a los hispanos, afro-americanos y blancos desde el comienzo de la recesión. La nefasta realidad pone de relieve la necesidad del paquete de recuperación económica que el Congreso y el Presidente promulgaron ayer.

El índice de desempleo ha aumentado a ritmo constante para todos los grupos.

9,7 por ciento: Índice de desempleo para los hispanos en enero de 2009, un incremento de 3,5 puntos porcentuales a partir de diciembre de 2007 y el mayor nivel desde 1995.

12,6 por ciento: Índice de desempleo para los afro-americanos en enero de 2009, un incremento de 3,7 puntos porcentuales a partir de diciembre de 2007 y el mayor nivel desde 1994.

6,9 por ciento: Índice de desempleo para los blancos, un incremento de 2,5 puntos porcentuales a partir de diciembre de 2007 y el mayor nivel desde 1983.

La cantidad de desempleados en Estados Unidos se ha disparado desde el comienzo de la recesión y el índice de incremento se ha acelerado en los meses recientes.

57,1 por ciento: Aumento de la cantidad de trabajadores hispanos desempleados entre diciembre de 2007 y enero de 2009. En enero de 2009, había 2,1 millones de hispanos desempleados en Estados Unidos.

43,8 por ciento: Aumento de la cantidad de afro-americanos desempleados entre diciembre de 2007 y enero de 2009. En enero de 2009, había 2,2 millones de afro-americanos desempleados.

58,0 por ciento: Aumento de la cantidad de blancos desempleados entre diciembre de 2007 y enero de 2009. En enero de 2009, había 8,6 millones de blancos desempleados en Estados Unidos.

La porción de la población que tiene trabajo ha caído a niveles nunca vistos durante más de una década.

61,1 por ciento: La porción de la población hispana que tenía empleo en enero de 2009, 3,2 puntos porcentuales menos que en diciembre de 2007 y el menor nivel desde 1996.

55,4 por ciento: La porción de la población afro-americana que tenía empleo en enero de 2009, 2,4 puntos porcentuales menos que en diciembre de 2007 y el menor nivel desde 1994.

61,3 por ciento: La porción de la población blanca que tenía empleo en enero de 2009, 2,1 puntos porcentuales menos que en diciembre de 2007 y el menor nivel desde 1986.

Entre los blancos y las minorías persisten grandes disparidades respecto de los ingresos.

$535: Los ingresos medianos habituales por semana de los trabajadores hispanos en el cuarto trimestre de 2008 (en dólares 2008) – $207,20 menos que los ingresos medianos habituales por semana de los trabajadores blancos durante el mismo periodo.

$593: Los ingresos medianos habituales por semana de los trabajadores afro-americanos en el cuarto trimestre de 2008 (en dólares 2008) – $148,57 menos que los ingresos medianos habituales por semana de los trabajadores blancos durante el mismo periodo.

$748: Los ingresos medianos habituales por semana de los trabajadores blancos en el cuarto trimestre de 2008 (en dólares 2008).

El proyecto de ley para la recuperación y la inversión que el Presidente Barack Obama promulgo ayer ayudará a la economía de EE. UU. a evitar que continúe el reciente descenso acentuado. Una parte importante de la estimulación de la economía consiste en detener las pérdidas masivas de trabajo y en estimular un nuevo crecimiento laboral.

Pueden pasar muchos meses antes que el mercado laboral y la economía en general comiencen a “encarrillarse” nuevamente para las familias estadounidenses. Con las políticas adecuadas –políticas que estimulan el crecimiento de los buenos trabajos con salarios mayores y mejores beneficios y que establecen los cimientos para un crecimiento económico a largo plazo y compartido en términos generales – los trabajadores minoritarios pueden comenzar a fortalecer su seguridad financiera y observar mejoras en su experiencia en el mercado laboral.

*Nota: Las cifras se expresan en términos ajustados por estacionalidad y los cálculos se basan en información obtenida mediante la Encuesta de Población Actual y Estadística de Empleo Actual de BLS.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.