CAP in English
Small CAP Banner

El Estado de las Minorías

¿Cómo les va a las minorías en esta economía?

FUENTE: Fuente: AP/Mark Lennihan

Una multitud de aspirantes laborales se unen a cientos de personas que intentan solicitar empleo en la tienda Mundial M&M en Nueva York.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

Muchas familias estadounidenses se encuentran al borde de la ruina financiera debido al voraz incremento en las deudas, el gran número de trabajos perdidos, los exorbitantes precios de la gasolina y de la comida, así como a una enorme ola de ejecuciones de hipotecas. Aunque a todos los hogares estadounidenses les afecta la recesión económica, los hogares de los hispanos y de los afroamericanos se encuentran más vulnerables; probablemente ellos sufrirán antes y sufrirán más.

Los noventa fue una década muy provechosa tanto para hispanos como para afroamericanos—según se muestra en el análisis presentado más adelante—ya que ambos grupos lograron mejoras en diversos indicadores económicos y cerraron un poco la brecha existente entre su posición financiera y la de los blancos. Sin embargo, los adelantos logrados en ese entonces se han visto o bien mermados, o bien reversados desde el año 2000.

Dichos indicadores sobre la posición de los afroamericanos e hispanos en la economía se exponen a continuación:

Ingresos Familiares

Los ingresos promedios de las familias hispanas cayeron en un promedio de 0,5 por ciento anual entre 2000 y 2006, tras haber aumentado a un promedio de 1,5 por ciento anual durante la década de los noventa. Entre 1990 y 2000, los ingresos promedios de los hispanos aumentaron de $33.394 a $38.834 (en dólares de 2006), lo cual representa una tasa de crecimiento promedio anualizada de 1,5 por ciento. Sin embargo, entre 2000 y 2006, sus ingresos promedios cayeron de $38.834 a $37.781, una reducción promedio anualizada de 0,5 por ciento. Los ingresos promedios de los blancos también se vieron reducidos durante ese período, pero sólo en una tasa promedio anualizada de 0,3 por ciento. En 2006, los ingresos promedios de una familia blanca ascendían a $52.423, lo cual representaba un incremento de 1.4 veces los ingresos promedios de la familia hispana de $37.781.

Los ingresos promedios de las familias afroamericanas cayeron en un promedio de 1,3 por ciento anual entre el año 2000 y el año 2006, tras haber aumentado a un promedio de 2,2 por ciento anual durante la década de los noventa. Entre 1990 y 2000, se dio un dramático aumento en los ingresos promedios de los afroamericanos de $27.929 a $34.735 (en dólares de 2006). No obstante, ese número se redujo efectivamente de $34.735 en el año 2000 a $32.132 en el año 2006, lo cual representa una reducción promedio anualizada de 1,3 por ciento. Los ingresos promedios de los blancos también se vieron reducidos durante ese período, pero sólo en una tasa promedio anualizada de 0,3 por ciento. En 2006, los ingresos promedios de una familia blanca ascendían a $52.423, lo cual representaba un incremento de 1.6 veces los ingresos promedios de la familia afroamericana para ese año.

Desempleo

La tasa de desempleo de los hispanos ha aumentado más rápidamente que la de los blancos desde el año 2000, tras haberse reducido más rápidamente que la de los blancos en promedio durante los noventa. Entre 1990 y 2000, la tasa de desempleo para los hispanos cayó a un promedio de 0,4 por ciento anual, pero ha aumentado desde entonces a un promedio de 0,2 por ciento anual. La tasa de desempleo de los blancos se redujo a una tasa ligeramente menor que la de los hispanos durante los noventa —a un promedio de 0,1 por ciento anual— pero también se ha elevado más lentamente desde el año 2000, a una tasa promedio anual de 0,1 por ciento al año. La disparidad existente entre las tasas de crecimiento de las tasas de desempleo parecieran indicar que la actual brecha entre la tasa de desempleo de 5,6 por ciento para los hispanos y la de 4,1 por ciento para los blancos puede continuar abriéndose.

Los niveles de desempleo entre los afroamericanos han aumentado a un promedio de 0,1 por ciento desde el año 2000, tras haberse reducido constantemente durante los noventa. La tasa de desempleo de los afroamericanos cayó en un promedio de 0,4 por ciento anual entre 1990 y 2000, mientras que la tasa para los blancos cayó a un promedio anual de 0,1 por ciento. Sin embargo, desde el año 2000, la tasa de desempleo ha aumentado anualmente a un promedio de 0,1 por ciento para afroamericanos y blancos por igual. La tasa de desempleo de afroamericanos era de 8,3 por ciento en 2007 —4,2 puntos porcentuales mayor que la tasa de desempleo de los blancos de 4,1 por ciento.

Cuidado de la Salud

El porcentaje de hispanos que no se encuentran amparados por seguros de salud aumentó en un promedio de 0,3 por ciento al año entre 2000 y 2006, tras mantenerse igual durante los noventa. Durante los tiempos económicos más prósperos de los noventa, el porcentaje de hispanos que no se encontraba amparado por seguros de saludse mantuvo efectivamente igual, cayendo en una diferencia porcentual anual de menos de 0,1 por ciento entre 1990 y 2000. No obstante lo anterior, tras haber subido a una tasa promedio de 0,3 por ciento desde el año 2000, el 34,1 por ciento de los hispanos no se encontraba amparado por seguros de salud en el año 2006. Apenas un 10,8 por ciento de los blancos no se encontraba amparado en el año 2006.

El porcentaje de afroamericanos que no se encuentra amparado por seguros de salud aumentó a un promedio de 0,3 por ciento anual entre 2000 y 2006, tras haberse reducido significativamente en los noventa. El número de afroamericanos sin seguro de salud se redujo de 19,7 por ciento en 1990, a 18,3 por ciento en 2000, una caída promedio anual de 0,2 puntos porcentuales. Sin embargo, entre 2000 y 2006, el número de personas afroamericanas sin seguro aumentó de 18,3 por ciento a 20,3 por ciento, un aumento promedio anual de 0,3 puntos porcentuales. En 2006, el 20,3 por ciento de los afroamericanos no se encontraba amparado por un seguro de salud, en comparación con apenas un 10,8 por ciento de los blancos no amparado.

Participación en Planes de Jubilación

Menos de una tercera parte de los hispanos participó en un plan de jubilación patrocinado por el patrono en el año 2006, en comparación con más de la mitad de los blancos. Entre 2002 y 2006, el porcentaje de hispanos que participaba en un plan de jubilación patrocinado por el patrono en el sector privado cayó a una tasa promedio de 0,9 puntos porcentuales al año. Ya era menos probable que los hispanos participaran en un plan de jubilación patrocinado por el patrono que los blancos, siendo que sólo un 31,1 por ciento de los hispanos participó en 2002, en comparación con un 58,8 por ciento de blancos, pero esta brecha se sigue abriendo. Para el año 2006, el porcentaje de hispanos que participaba en un plan de jubilación patrocinado por el patrono se había precipitado a 27,6 por ciento, muy por debajo del 55,0 por ciento de los blancos participantes.

Apenas un 43,8 por ciento de los afroamericanos participaba en un plan de jubilación patrocinado por patrono en 2006, en comparación con un 55,0 por ciento de los blancos. El porcentaje de afroamericanos que participaba en un plan de jubilación patrocinado por el patrono en el sector privado cayó de 47,5 por ciento en 2002 a 43,8 por ciento en 2006, lo cual se traduce en una reducción anual de 0,9 puntos porcentuales. Esto amplió aún más la brecha entre el porcentaje de afroamericanos y el porcentaje de blancos que participaba en un plan de jubilación patrocinado por el patrono, con la participación de un 55,0 por ciento de los blancos en 2006, lo cual representa aproximadamente un 20 por ciento más que el porcentaje de afroamericanos participantes.

Hipotecas de Altos Costos

Alrededor de 56 por ciento de los préstamos de adquisición de vivienda extendidos a los hispanos en 2006 fue para hipotecas de alto costo, en oposición a apenas 18 por ciento para los blancos. A una mayor cantidad de hispanos se les otorgó hipotecas de alto costo en comparación con los blancos. Los datos recopilados conforme a la Ley de Revelación de Hipotecas Residenciales demuestran que 241.919 préstamos extendidos a hispanos eran préstamos de alto costo, en contraposición a apenas 284.208 que fueron otorgados a tasas de mercado.

Más de 53 por ciento de los préstamos para adquisición de viviendas extendidos a afroamericanos en el año 2006 fue para hipotecas de alto costo, en contraposición a apenas un 18 por ciento de los extendidos a los blancos. Muchos más afroamericanos que blancos recibieron hipotecas de altos costos. Los datos recopilados conforme a la Ley de Revelación de Hipotecas Residenciales indican que 172.055 préstamos extendidos a afroamericanos fueron de alto costo, en contraposición a apenas 150.301 que fueron otorgados a tasas de mercado.

Ingresos

Persiste una gran brecha entre los ingresos de los hispanos y los de los blancos, a pesar de que, desde el año 2000, los ingresos semanales promedio usuales de los hispanos han aumentado a una tasa anualizada más acelerada que la de los blancos. Entre 2000 y 2007, los ingresos semanales promedio usuales de los hispanos, en dólares de 2006, han aumentado a una tasa promedio anualizada de 0,7 por ciento, mientras que los ingresos de los blancos aumentaron a una tasa promedio anualizada de 0,2 por ciento. A pesar de la diferencia de un 0,5 de un punto porcentual entre las tasas de crecimiento de los ingresos de los hispanos y los blancos, los ingresos semanales promedio usuales de los hispanos eran una alarmante cantidad de $207,05 menores que las de los blancos para finales de 2007. Los ingresos semanales promedio usuales de los hispanos eran de apenas $488,94 (en dólares de 2006), mientras que los ingresos de los blancos eran de $695,95.

Los ingresos semanales promedio usuales de los afroamericanos se han quedado estancados desde el año 2000, mientras que los de los blancos han continuado aumentando paulatinamente. Los ingresos semanales promedio usuales de los afroamericanos (en dólares de 2006) han permanecido invariables desde el año 2000, cayendo a una tasa promedio anualizada de -0,001 por ciento, mientras que los ingresos de los blancos aumentaron a una tasa promedio anualizada de 0,2 por ciento. Aunque los ingresos de los afroamericanos aumentaron ligeramente a principios de la década de los 2000, desde entonces se han reducido, quedando en $553,10 a finales de 2007—$0,04 por debajo de lo que representaban para el año 2000 (en dólares de 2006). La brecha entre los ingresos de los afroamericanos y los de los blancos también continuó ampliándose, quedando una diferencia de $142,89 para finales de 2007.

Pobreza

El porcentaje de hispanos que vive en estado de pobreza aumentó ligeramente entre 2000 y 2006, tras haberse reducido significativamente en los noventa. En1990, un 25,0 por ciento de los hispanos vivía en estado de pobreza, pero, para el año 2000, dicho número se redujo a 19,2 por ciento, una reducción promedio de 0,7 por ciento al año. Sin embargo, entre 2000 y 2006, el porcentaje de hispanos que vivía en estado de pobreza aumentó, elevándose de 19,2 por ciento a 20,6 por ciento, o sea, una diferencia en puntos porcentuales anuales de 0,2 por ciento. En 2006, el año más reciente para el que hay datos disponibles, apenas un 8,2 por ciento de los blancos se encontraba en estado de pobreza, en comparación con un 20,6 por ciento de los hispanos.

El porcentaje de afroamericanos que vive en estado de pobreza aumentó de 2000 a 2006 en un promedio de 0,82 por ciento anual, tras haberse reducido en un promedio de 1,25 por ciento anual durante los noventa. El porcentaje de afroamericanos en estado de pobreza se redujo de 29,3 por ciento en 1990 a 19,3 en 2000, lo cual representa una reducción anual de 1,3 por ciento. Sin embargo, muchas de las ganancias obtenidas fueron perdidas entre 2000 y 2006. El porcentaje de afroamericanos en estado de pobreza se disparó de 19,3 por ciento en el año 2000 a 24,2 por ciento en 2006, lo que representa un aumento anual de 0,8 por ciento. En el año 2006, apenas 8,2 por ciento de los blancos se encontraban en estado de pobreza, en comparación con el 24,2 por ciento de los afroamericanos.

Índice de Viviendas Propias

El índice de viviendas propias de los hispanos se elevó entre 2000 a 2006, pero a una tasa mucho menor que la lograda entre 1994 y 2000. La tasa de propietarios hispanos de viviendas aumentó de 41,2 por ciento a 46,3 por ciento entre 1994 y 2000—un aumento anual de 0,85 por ciento. Aunque continuó en alza entre 2000 y 2006, la tasa correspondiente fue mucho menor, elevándose de 46,3 por ciento a 49,7 por ciento, un aumento anual de 0,6 por ciento. El índice de viviendas propias de blancos en 2006 era de 75,8 por ciento, en comparación con apenas 49,7 por ciento para los hispanos. Los datos sobre viviendas propias por raza no están disponibles para antes de 1994.

El índice de viviendas propias de afroamericanos aumentó a una tasa menor entre 2000 y 2006 que durante los noventa. Entre2000 y 2006, el índice de viviendas propias de afroamericanos aumentó a una tasa de crecimiento promedio anual de apenas 0,1 por ciento, de 47,2 por ciento en el año 2000 a 47,9 por ciento en 2006. En cambio, el índice de propietarios blancos aumentó a una tasa de crecimiento promedio anual de 0,3 por ciento. Esta tendencia se debe en parte a que los afroamericanos han visto caer efectivamente su índice de viviendas propias desde 2004. Esto es en comparación con los noventa, cuando el índice de viviendas propias de afroamericanos aumentó a una tasa de crecimiento promedio anual de 0,8 por ciento entre 1994 y 2000. El índice de los blancos era de 0,6 por ciento durante ese tiempo. Los datos sobre viviendas propias por raza no están disponibles para antes de 1994.

Niveles de Empleo

La tasa de crecimiento de empleo promedio anualizada de los hispanos se ha precipitado considerablemente desde los noventa. La robusta economía que dominó la parte final de los noventa permitió el aumento de las personas con un empleo, una tendencia que fue especialmente evidente para los hispanos. Entre 1990 y 2000, el número de hispanos empleados creció en promedio en un impresionante 4,7 por ciento anual, mientras que el número de blancos con empleo creció a una tasa promedio de 1,1 por ciento anual. Sin embargo, desde el año 2000, estos índices de crecimiento se han precipitado. La tasa de crecimiento en el empleo promedio anual para hispanos mermó casi en un cuarto entre 2000 y 2007, de un 4,7 por ciento en 2000 a un 3,7 por ciento en 2007; el índice para los blancos cayó de 1,1 por ciento a 0,7 por ciento durante ese mismo período.

La tasa de empleo de los afroamericanos ha crecido, en promedio, más de 60 por ciento más lentamente desde el año 2000 de lo que crecía durante los noventa. La robusta economía que dominó la parte final de los noventa permitió que el número de personas empleadas de todas las razas creciera constantemente. Entre 1990 y 2000, el número de afroamericanos empleados aumentó a una tasa promedio de 2,2 por ciento anual, y el número de blancos empleados creció a una tasa promedio de 1,1 por ciento anual. Sin embargo, entre 2000 y 2007, la tasa de crecimiento en el empleo promedio anual de los afroamericanos se redujo en más de un 60 por ciento, de 2,2 por ciento en 2000 a 0,8 por ciento en 2007; el índice para los blancos cayó de 1,1 por ciento a 0,7 por ciento durante ese mismo período.

Relación de Empleo a Población

La relación de empleo a población para los hispanos se ha reducido desde 2000 tras crecer durante los noventa. La relación de empleo a población para los hispanos—el porcentaje de la población civil que mantiene un empleo — aumentó en un promedio de 0,4 puntos porcentuales anuales durante los noventa. Desde el año 2000, el índice ha caído en un promedio de 0,1 puntos porcentuales al año. La relación de empleo a población entre blancos creció más lentamente en promedio que entre hispanos durante los noventa, aumentando en promedio un 0,1 por ciento al año, y ha caído en promedio un 0,2 por ciento anual desde el año 2000.

La relación de empleo a población entre afroamericanos se ha reducido a una tasa mayor que la de los blancos desde el año 2000, tras crecer a una tasa mayor durante los noventa. La relación de empleo a población para los afroamericanosaumentó en un promedio de 0,4 puntos porcentuales anuales entre 1990 y 2000, en comparación con la tasa de crecimiento promedio de los blancos de apenas 0,1 puntos porcentuales anuales. No obstante lo anterior, la relación de empleo a población para los afroamericanos se ha reducido en promedio en 0,4 puntos porcentuales al año — más rápido que el descenso promedio de los blancos de 0,2 puntos porcentuales al año. Un aspecto importante es que la relación de empleo a población para los afroamericanos continúa estando muy por detrás de la de los blancos, ubicándose en 58,4 por ciento en 2007, en comparación con 64,9 por ciento para los blancos.

Fuentes

Ingresos Familiares: Oficina del Censo de los Estados Unidos, Tablas sobre Ingresos Históricos. Blanco se refiere a blanco no hispano. A partir de 2002, los datos representan únicamente a los blancos no hispanos, lo cual incluye a las personas que reportaron blanco solo o en combinación. A partir de 2005, los datos representan a los negros solos o en combinación. Las personas de origen hispano pueden ser de cualquier raza.

Desempleo: Oficina de Estadísticas Laborales, Encuesta de Población Actual y Estadísticas de Empleos Actuales. Afroamericano se refiere a negros y a afroamericanos, e hispano se refiere a hispanos y latinos.

Cuidado de la Salud: Oficina del Censo de los Estados Unidos, Tablas sobre Seguros de Salud Históricos. Blanco se refiere a blanco no hispano. A partir de 2002, los datos representan únicamente a los blancos no hispanos, lo cual incluye a las personas que reportaron blanco solo o en combinación. A partir de 2005, los datos representan a los negros solos o en combinación. Las personas de origen hispano pueden ser de cualquier raza.

Ahorros para la Jubilación: Datos de Encuesta de Población Actual según son analizados en Purcell, Patrick. 2007. “Patrocinio y Participación en Pensiones: Resumen de Tendencias Recientes.” Washington: Servicio de Investigación del Congreso. Blanco se refiere a no hispanos y afroamericano se refiere a negros no hispanos. El primer año en que la Encuesta de Población Actual utilizó categorías aumentadas de raza y etnicidad fue el 2002, lo cual dificulta las comparaciones con años anteriores.

Hipotecas de Altos Costos: Datos de la Leysobre Revelaciones de Hipotecas Residenciales. Blanco se refiere a blancos no hispanos. Las personas de origen hispano pueden ser de cualquier raza. Las hipotecas de altos costos se definen como aquellas con una calificación de tres puntos o más por encima de la tasa de tesorería al momento de concretarse el préstamo.

Ingresos: Oficinade Estadísticas Labores, Encuesta sobre Población Actual y Estadísticas Actuales sobre Empleo. Afroamericano se refiere a negros y afroamericanos, e hispano se refiere a hispanos y latinos. Los ingresos semanales promedio usuales se refieren a los ingresos semanales promedio de un trabajador asalariado a tiempo completo, que no trabaja por su cuenta, antes del impuesto, incluyendo los pagos por tiempo extra, comisiones y propinas obtenidas dentro de un trabajo primario.

Pobreza: Oficina del Censo de los Estados Unidos, Extracto Estadístico de la sección sobre Ingresos, Gastos, Pobreza y Patrimonio. Blanco se refiere a blanco no hispano. A partir de 2002, los datos representan únicamente a los blancos no hispanos, lo cual incluye a las personas que reportaron blanco solo o en combinación. A partir de 2005, los datos representan a los negros solos o en combinación. Las personas de origen hispano pueden ser de cualquier raza.

Índice de Propietarios de Viviendas: Oficina del Censo de los Estados Unidos, Vacantes Residenciales y Propietarios de Viviendas. Blanco se refiere a blanco no hispano. A partir de 2002, los datos representan únicamente a los blancos no hispanos, lo cual incluye a las personas que reportaron blanco solo o en combinación. Afroamericano se refiere únicamente a los afroamericanos. Las personas de origen hispano pueden ser de cualquier raza.

Nivel de Empleo: Oficinade Estadísticas Labores, Encuesta sobre Población Actual y Estadísticas Actuales sobre Empleo. Afroamericano se refiere a negros y afroamericanos, e hispano se refiere a hispanos y latinos.

Nivel de Empleo a Población: Oficinade Estadísticas Labores, Encuesta sobre Población Actual y Estadísticas Actuales sobre Empleo. Afroamericano se refiere a negros y afroamericanos, e hispano se refiere a hispanos y latinos.

Read in English

Para hablar con nuestros expertos sobre este tema, por favor comuníquese con Vanessa Cárdenas, Directora de Medios 202.481-8112 o vcardenas@americanprogress.org

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.