CAP in English
Small CAP Banner

Luchando Contra el Hambre Entre Niños Latinos

El eliminar las Barreras a los Beneficios de SNAP Ayudará a Terminar con el Hambre

FUENTE: AP/Tony Gutierrez

Carla Silvestre y Frankie Galarza siguen la instrucción mientras leen un folleto de nutrición en una clase nutricional de WIC en Dallas, Texas.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

Los latinos se están convirtiendo en una presencia nacional y representan un segmento importante de la futura fuerza laboral de nuestro país.

Sin embargo, los latinos están desproporcionadamente afectados por las altas tasas de hambre y tienen tasas record en obesidad infantil. Según un estudio reciente del Departamento de Agricultura, los latinos tienen mayores tasas de inseguridad alimentaria que el promedio nacional. Los niños latinos representaron casi el 31 por ciento de los 16,6 millones de niños que viven con una baja seguridad alimentaria, lo que significa que su consumo de alimentos se redujo y sus patrones de alimentación normal se interrumpen porque el hogar carecía de dinero y otros recursos para la alimentación adecuada.

Irónicamente, los niños hispanos son más propensos que sus pares blancos no hispanos a tener sobrepeso u obesidad. La obesidad y el hambre están relacionadas entre sí porque las familias de bajos ingresos pueden verse obligados a comprar comida más barata y de altas calorías para poder hacer rendir más a sus presupuestos de alimentos. Y el 38,2 por ciento de los niños hispanos tienen sobrepeso u obesidad en comparación con 35,9 por ciento de los niños afroamericanos y el 29,3 por ciento de los niños blancos. Por otra parte, las familias hispanas son menos propensas que las familias blancas no hispanas a vivir en barrios donde los alimentos saludables están al alcance y se venden a precios asequibles. Los niños obesos a menudo se convierten en adultos obesos, y están cada vez más en riesgo de contraer la diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Los niños hispanos y sus familias también tienen menos probabilidad de recibir ayuda del Supplemental Nutrition Assistance Program, o SNAP, que los no hispanos de los niños estadounidenses blancos o negros. Actualmente, sólo el 39 por ciento de las familias latinas elegibles reciben beneficios de SNAP en comparación con el 65 por ciento de los afroamericanos y 74 por ciento de los caucásicos.

Una encuesta de Children’s Health Watch descubrió que más de una quinta parte de las familias elegibles de SNAP reportaron que encontraban barreras cuando solicitaban recibir cupones para alimentos. La falta de conocimiento de los programas de alimentación de emergencia, la confusión o la complejidad del proceso de solicitud, y el estigma asociado con el pedir ayuda pone a los niños latinos en mayor riesgo nutricional y de salud. Y como la elegibilidad para usar cupones para los alimentos requiere la residencia de cinco años, los inmigrantes legales que no han residido en el país por ese tiempo no pueden acceder a los beneficios de SNAP.

Algunas acciones deben llevarse a cabo para eliminar estos obstáculos y aumentar la participación de SNAP.

  • Aumentar la concientización. Se necesita alcanzar e informar al público sobre el hambre y la importancia de SNAP debe estar en la agenda de las más importantes organizaciones de base. El Congreso debe invertir en proyectos de divulgación y educación para las poblaciones elegibles con bajas tasas de participación, incluyendo los ancianos, las familias con bajos ingresos y las familias inmigrantes.
  • Simplificar los procesos de solicitud. Se debe implementar herramientas de selección más simples para determinar la elegibilidad.
  • Reconsiderar la elegibilidad de las familias inmigrantes. El Congreso debe levantar la barra que prohíbe a los inmigrantes legales el acceso a cupones para alimentos en sus primeros cinco años en los Estados Unidos.

Estos pasos ayudarán a romper las barreras y aumentar la participación latina en el SNAP. Los niños latinos tendrán acceso a mayor cantidad de nutrientes esenciales, mejor salud física y mental y un mejor rendimiento académico.

Acabar con el hambre infantil

Mientras el debate sobre el déficit presupuestario de nuestra nación continúa, debemos luchar contra las propuestas que recortan los beneficios de SNAP y agravan el hambre infantil. El programa SNAP ayudó a levantar a 4.6 millones estadounidenses por encima de la línea de pobreza en 2009, incluyendo a 2,1 millones de niños. Sin embargo, la propuesta de presupuesto del Partido Republicano para el año fiscal 2012 recortaría el programa por $127 mil millones en los próximos 10 años.

En su lugar, el Congreso debería considerar la reducción o eliminación de altos recortes de impuestos para empresas y personas que no los necesitan. ¿Cómo podemos justificar quitar la alimentación de familias de bajos ingresos mientras que miles de millones de dólares se gastan en los recortes fiscales innecesarios para los ricos y las corporaciones? La reducción del déficit presupuestario es importante, pero hay que hacerlo de tal manera que no agrave las condiciones de las personas pobres y hambrientas.

La raíz del hambre es la pobreza. Las familias por debajo de la línea de pobreza no tienen ingresos suficientes para comprar alimentos nutritivos para sus familias. Si queremos luchar contra el hambre, tenemos que luchar contra la pobreza. En 2009, la pobreza entre los niños latinos estaba en su nivel más alto desde 1997. El 33,1 por ciento de los niños hispanos estaban por debajo del 100 por ciento de la línea de pobreza en comparación con 11,9 por ciento de los niños blancos. Un reciente informe del Center for American Progress sostiene que tenemos que invertir en nuestros programas federales de nutrición infantil y fortalecer otros programas de apoyo a ingresos y trabajos para reducir el hambre y la pobreza para todos los estadounidenses y cerrar las disparidades raciales y étnicas.

Nuestro país debería enfocarse en el fortalecimiento de los programas para combatir el hambre, y no obstruirlos. Debido a que la pobreza y el hambre son problemas relacionados entre sí, las medidas que tomamos para eliminar el hambre infantil en última instancia reducirán la pobreza en Estados Unidos.

Cualquier persona con interés en nuestro crecimiento económico y la productividad a largo plazo deben preocuparse por la pobreza y el hambre entre latinos. Mientras el Congreso considera hacer recortes en programas que ayudan a las comunidades latinas, debería recordar que el crecimiento y el desarrollo de nuestros niños latinos ayudarán a asegurar un futuro económico fuerte para los Estados Unidos.

Read in English

Alejandro Garcia es un pasante universitario con Progress 2050 en American Progress.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.