CAP in English
Small CAP Banner

La Importancia de Los Beneficios de la Sindicalización para el Sistema de Cuidado Infantil en California

FUENTE: Flickr/Michael @ NW Lens

El facilitar el trabajo a las encargadas del cuidado y la educación temprana de los niños no sólo ayuda directamente a los niños y a los padres involucrados, sino que también tiene resultados positivos a largo plazo para el estado.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

Las proveedoras de cuidado infantil son un componente esencial de la economía de California. Los padres que trabajan y que no tienen alguien que cuide a sus hijos pierden trabajo y el pago necesario para mantener a sus familias prósperas y también para mantener a nuestra economía en buen pie.

Muchos padres que trabajan largas horas fuera de la jornada normal de trabajo dependen de las proveedoras de cuidado infantil que usualmente tienen pequeños negocios familiares de cuidado, para cuidar a sus hijos cuando ellos tienen que trabajar el turno de noche o tienen que estar en el trabajo a las 5 de la mañana. Sin embargo, tan sólo el año pasado, la cantidad de cuidadoras familiares con licencia para atender niños en California disminuyó un 14 por ciento, en parte debido al ineficiente sistema estatal de reembolso que ha causado que algunas cuidadoras esperen meses para que el estado les pague sus subsidios por el trabajo subsidiado de cuidar a niños de familias de bajos ingresos. La falta de reembolso puntual es solo uno de los problemas más frustrantes para los trabajadores de cuidado infantil familiar. Otros problemas incluyen la falta de acceso a la capacitación y estándares disparejos de calidad.

El gobernador Brown podría dar un paso crucial en el mejoramiento de este servicio de cuidado infantil en California si firmara el Proyecto de Ley de la Asamblea 101. Conocida como la “AB 101”, esta iniciativa da una voz a las proveedoras de cuidado infantil familiar con respecto a las reglas que rigen su trabajo. La ley permitiría que estas niñeras formen una organización sindical para participar en negociaciones con el gobierno estatal en lo que respecta a la industria del cuidado infantil, incluyendo temas de cómo y cuándo se les reembolsará por el cuidado infantil subsidiado.

California es uno de solo dos estados que dependen en intermediarios para evaluar las necesidades de familias y para pagar por los servicios de cuidado infantil para familias que califican. Actualmente existen más de 100 agencias locales que tramitan reclamos en California las cuales operan bajo regulaciones estatales que frecuentemente son ambiguas y anticuadas. A varios proveedores se les ha retrasado sus pagos por más de cinco meses, a otros se les ha rechazado sus hojas de asistencia por usar el color de tinta equivocado, o han sido ilegalmente despedidos por reclamar sobre la mala administración o por intentar de organizarse con sus compañeras trabajadoras.

El gobernador Brown debería firmar la AB 101 no sólo porque ayudará a las proveedoras de cuidado infantil, pero también porque tendrá un impacto positivo en la débil economía de California.

El invertir en empleos del sector social como el cuidado de los niños tiene sentido, especialmente en tiempos económicos difíciles como estos. Esta iniciativa no solo puede generar más empleos por cada dólar invertido, sino también puede crear empleos para los desempleados más vulnerables. Investigadores de la Universidad de California en Berkeley estiman que el cuidado infantil genera unos 200.000 empleos directos e indirectos en California en este momento, un monto importante cuando vemos que California tiene una de las mayores tasas de desempleo en el país. Este mismo estudio estima que el poder adquisitivo de padres trabajadores que dependen del cuidado infantil en California es más de un cuarto de $1 mil millón cada año, basado en sus salarios anuales.

Los beneficios económicos del cuidado de la niñez se extienden más allá de lo inmediato. El Cuidado y la Educación Infantil Temprana (Early Care and Education, ECE) se relaciona con muchos resultados económicos positivos tanto para los individuos como para el estado. Los alumnos que participan en ECE tienen índices más bajos de requerir la educación correctiva y/o especial cuando llegan a las escuelas públicas. El ECE también está asociado con bajos índices de embarazos en la adolescencia, y con bajos índices de encarcelamiento en la edad adulta. El facilitar el trabajo del cuidado infantil y la educación temprana no sólo ayuda directamente a los niños y a los padres involucrados, sino que también tiene resultados positivos a largo plazo para el estado.

El proveer cuidado infantil es uno de los trabajos más importantes que una persona puede hacer. La AB 101 permitiría que las cuidadoras, que son quienes mejor conocen la industria porque la practican todos los días, puedan participar para ayudar a que el sistema sea más eficaz y que funcione más ágilmente sin contratiempos. De aprobarse, todos ganarán: los padres, los hijos, los trabajadores que los cuidan, y el estado.

Sara Jane Glynn es Analista de Política, y Ann O’Leary es Miembro Sénior del Center for American Progress. Rebecca Friendly contribuyó a la traducción de este artículo.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.