CAP in English
Small CAP Banner

Las 5 razones principales por las que la reforma inmigratoria significa más ingresos fiscales

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

El año pasado el Senado aprobó la Ley de Seguridad Fronteriza, Oportunidad Económica y Modernización de Inmigración, o S. 744, una ley bipartidista que la Oficina de Presupuesto del Congreso, o CBO por sus siglas en inglés, concluyó que tendría beneficios fiscales y económicos impactantes para la nación. Sin embargo, desde su aprobación en el Senado, la Cámara de Representantes no ha tomado acción hacia una reforma significativa. Esta falta de acción significa que los Estados Unidos ya ha perdido miles de millones de dólares en posibles ingresos fiscales.

A medida que millones de estadounidenses presentan sus impuestos, es importante recordar que nuestro sistema de inmigración quebrantado disminuye posibles ingresos fiscales. Las siguientes son las 5 principales razones del porque la reforma inmigratoria aumentaría los ingresos fiscales:

1) 5 millones más trabajadores y sus empleadores pagarían impuestos sobre la nómina

Mientras que los inmigrantes sin autorización actualmente contribuyen más de $13 mil millones en impuestos sobre la nómina cada año, millones de inmigrantes indocumentados siguen trabajando en la economía informal y siguen recibiendo pagos por debajo de la mesa de sus empleadores. Estimaciones calculadas por la Administración de Seguro Social y el Pew Research Center indican que 63 por ciento de trabajadores indocumentados y sus empleadores no pagan impuestos sobre la nómina. Una reforma inmigratoria con un camino hacia la ciudadanía permitiría que aproximadamente 5 millones de inmigrantes sin autorización y a sus empleadores trabajaran legalmente y pagaran los impuestos sobre la nómina.

2) Inmigrantes sin autorización pagarían $109 mil millones adicionales en impuestos federales, estatales y locales

Además de que más inmigrantes y empleadores pagarían impuestos sobre la nómina después de la reforma inmigratoria, la legalización también aumentaría los ingresos de los inmigrantes indocumentados, lo cual a su vez conduce a aún mayores ingresos fiscales. Analistas han estimado que los salarios de inmigrantes indocumentados aumentarían 15 por ciento como resultado de obtener estatus legal y un 10 por ciento adicional después de convertirse en ciudadanos. Por lo tanto, todos los inmigrantes indocumentados – incluso aquellos que actualmente pagan nóminas e impuestos sobre sus ingresos – pagarían más impuestos como resultado de ganar salarios más altos. El Center for American Progress (CAP) estima que los inmigrantes indocumentados pagarían $69 mil millones más en impuestos federales y $40 mil millones más en impuestos estatales y locales en el transcurso de 10 años.

3) La reforma añadiría $606 mil millones netos al fondo fiduciario del Seguro Social

En las próximas décadas, el sistema del Seguro Social – que se financia a través de los impuestos sobre la nómina – experimentará aumentos de costos como resultado de la jubilación de los Baby Boomers, quienes comenzarán a cobrar beneficios. La reforma inmigratoria brinda la oportunidad para aumentar la cantidad de dinero que se paga al sistema sin crear ningún costo neto en las próximas tres décadas. Dado que la mayoría de inmigrantes sin autorización son jóvenes y tienen muchos años de trabajo por delante, ellos podrían estar pagando impuestos para financiar al Seguro Social al mismo tiempo que los Baby Boomers están cobrando los beneficios. CAP estima que si los inmigrantes indocumentados pudiesen obtener estatus legal y ciudadanía, ellos podrían contribuir un neto de $606 mil millones al sistema del Seguro Social durante los próximos 36 años. Esta cantidad de dinero es suficiente como para financiar los beneficios de jubilación de 2,4 millones de estadounidenses nacidos en los Estados Unidos.

4) La reforma extendería la solvencia del fondo fiduciario de Medicare por cuatro años

Los fideicomisarios de Medicare predicen que el fondo fiduciario de Medicare se agotará para el año 2026. Una reforma inmigratoria con un camino hacia la ciudadanía extendería la solvencia del fondo fiduciario por cuatro años, al mismo tiempo que los salarios de los inmigrantes indocumentados se estarían reportando legalmente, y entonces pagarían más impuestos. Al igual que los beneficios a largo plazo de la reforma migratoria para el sistema de Seguridad Social, los inmigrantes indocumentados en las próximas tres décadas contribuirían $155 mil millones netos al fondo fiduciario de Medicare.

5) La reforma reduciría el déficit por $820 mil millones en las próximas dos décadas

El CBO estimó que una reforma inmigratoria integral, como lo es S. 744, no sólo se pagaría por sí misma, sino que también conducirá a una reducción significativa en el déficit. Específicamente, el CBO encontró que los ingresos fiscales adicionales superarán los costos de la reforma en casi dos a uno. Es decir, por cada dólar del costo de la reforma migratoria, dos dólares se pagarán en impuestos. No es de extrañar entonces que el CBO encontró que la reforma inmigratoria reduciría el déficit por $135 mil millones en 10 años y $820 mil millones en 20 años.

Está claro que los Estados Unidos se beneficiaría de manera impactante de una reforma inmigratoria, pero cada día que la Cámara retrasa la aprobación de la reforma es otro día perdido en posibles beneficios fiscales. Han pasado más de 280 días desde que el Senado aprobó S. 744, y en ese tiempo, los Estados Unidos ha perdido más de $10 mil millones en ingresos fiscales. Mientras que algunos miembros de la Cámara siguen refrenando la reforma debido a cálculos políticos, la matemática simple es clara: la reforma inmigratoria es buena para nuestras finanzas y no podemos darnos el lujo de esperar más tiempo para la reforma.

Patrick Oakford es un Analista Político en el equipo de Políticas de Economía e Inmigración en el Center for American Progress.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.