CAP in English
Small CAP Banner

El impacto de la H.B. 56 en Alabama: 10 Razones porque la nueva ley de inmigración de Alabama es un desastre para la economía del estado

Los trabajadores que huyen del estado son contribuyentes y consumidores

FUENTE: AP/Dave Martin

Una fila de negocios hispanos están cerrados en Albertville, Alabama, el miércoles, 12 de octubre, 2011. Decenas de negocios alrededor del estado cerraron conforme los hispanos tomaron un día libre del trabajo para protestar contra la nueva ley de inmigración de Alabama.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

En cuanto al reclutamiento de industrias se refiere, la ley de inmigración es mucho peor que la quiebra del condado de Jefferson. En el futuro cercano, el Condado de Jefferson [el condado más poblado en el estado] va a salir de la bancarrota. Pero podríamos estar atascados con esta ley de inmigración destructiva de aquí en adelante.

-David Bronner, jefe de Sistemas de Jubiliación de Alabama

La nueva ley de inmigración de Alabama, H.B. 56, va a destruir la economía del estado. Las disposiciones de pedir documentación está causando que los trabajadores legales como los indocumentados huyan del estado, paralizando a las empresas y el flujo económico del estado. Un economista de la Universidad de Alabama estima que la economía del estado perdería $40 millones si sólo 10.000 inmigrantes indocumentados dejaran de trabajar en el estado.

Como si eso no fuera suficiente, tanto en la pérdida de ingresos fiscales como los nuevos costos adicionales que el estado tendrá que pagar para cumplir los mandatos no financiados de la ley afectarán el balance de Alabama.

Bajo la ley H.B. 56 de Alabama:

1. Las empresas están perdiendo a sus trabajadores. Los trabajadores indocumentados, así como los trabajadores de residencia legal, están huyendo del estado por temor a que sus familiares indocumentados sean detenidos. Y las empresas que dependen de los trabajadores indocumentados no pueden atraer a los trabajadores inmigrantes “legales” porque el sistema de inmigración de EE.UU. no ofrece visas legales para estos trabajadores que son esenciales para muchas funciones de la economía de EE.UU. Las empresas simplemente no pueden sobrevivir sin esta fuerza laboral.

2. Las empresas están viendo a menos clientes. Los daños económicos de la nueva ley de inmigración también deben ser medidos en términos de la base de clientes que las empresas están perdiendo conforme los inmigrantes indocumentados y legales se están yendo del estado. Los dueños de negocios reportan que sus ventas se han reducido un 60 por ciento, y en algunas partes del estado están cayendo cada día más.

3. Sectores claves de la economía del estado están sufriendo un daño irreparable. El Comisario de Agricultura del estado de Alabama, John McMillan dijo que la nueva ley de inmigración “podría tener un enorme impacto económico adverso en el negocio agrícola de Alabama. Sin duda, va a subir los precios de los alimentos… ¿Cómo vamos a reconstruir Tuscaloosa [después de los tornados de abril], sin techadores y trabajadores de la construcción? "

4. El sector agrícola ya está experimentando grandes pérdidas. El Comisario McMillan declaró: "Las dificultades económicas para los agricultores y la agroindustria reverberarán a través de toda la economía de Alabama, a medida que una quinta parte de todos los empleos en nuestro estado provienen de la agricultura." La Federación de Agricultores de Alabama estimó que el sector sufriría $63 millones en pérdidas como resultado de la nueva ley.

5. La industria turística del estado se ve amenazada. La nueva ley entró en vigor cerca del fin de temporada turística de este año. Pero el impacto ya está siendo sentido a medida que empresas relacionadas con el turismo pierden sus trabajadores y la gente está cancelando sus planes de vacaciones en Alabama. Charles Manswer, un empresario de tecnología de información, canceló un viaje de golf de 10 días con 11 de sus colegas. Uno de sus colegas nació en Puerto Rico y otro es un ciudadano británico, y ellos estaban preocupados de ser molestados por su situación legal. "Sea legítimo o no, ese es el mensaje que la gente recibe cuando piensa en ir a Alabama", dijo Manswer.

6. Los costos de hacer negocios en Alabama son más altos. Las empresas están obligadas por la nueva ley a utilizar un sistema electrónico de verificación costoso e inexacto, E-Verify, para comprobar si los futuros empleados están autorizados para trabajar. Y el costo de contratar y capacitar a nuevos trabajadores para reemplazar a los trabajadores actuales con experiencia que están dejando el estado es otro costo adicional para los negocios. "Hay un entendimiento de que va a ser una transición difícil para los empleadores en cuanto al costo y que será una transición larga ", dijo el senador Arthur Orr (R-Decatur).

7. Nuevas empresas ya están cancelando proyectos en Alabama. Hay recientes informes acerca de empresas que decidieron no buscar proyectos o plantas en Alabama. BBVA Compass, propiedad del megabanco español Grupo BBVA, supuestamente ha cancelado sus planes para una torre de $80 millones en Birmingham para su sede estadounidense del banco. Y funcionarios estatales están diciendo que Golden Dragon, un fabricante chino de tubos de cobre que había anunciado planes para construir un planta de $100 millones en Alabama, está reconsiderándolo.

8. El estado está perdiendo contribuyentes. Se estima que la población indocumentada paga $130 millones en impuestos estatales y locales al año, incluyendo impuestos de ingresos, propiedad, y consumo. Alabama ya está perdiendo habitantes, como resultado de su nueva ley de inmigración. Estas pérdidas sin duda dañan aún más a un estado donde su condado más poblado, el condado de Jefferson, ya se ha declarado en bancarrota.

9. Los costos de defender la nueva ley son significativos. El Departamento de Justicia y varias otras organizaciones estatales y nacionales ya han demandado al estado de Alabama para impedir que la nueva ley de inmigración entre en vigor. El tribunal del distrito federal y el tribunal del circuito 11º temporalmente bloqueo partes de la nueva ley, mientras considera las importantes cuestiones legales y constitucionales planteadas por esta nueva ley. Aunque los costos legales todavía no han sido calculados, las lecciones de Arizona son instructivas. En el primer año, Arizona gastó $1,9 millones sólo para defender a su ley nueva, S.B. 1070, en los casos judiciales preliminares. En Farmers Branch, Texas y Hazelton, Pensilvania, se esperan que los costos de defender a sus propias leyes de inmigración restrictivas vayan a superar $5 millones para cada ciudad.

10. El estado está enfrentando nuevos costos de un mandato que no esta financiado. La nueva ley de Alabama ocasionará nuevas pérdidas económicas para el estado, pero sus mandatos sin fondos también se sumarán a la cuenta del estado. Nuevos costos provendrán de la capacitación necesaria para todos los agentes estatales del orden público, la recopilación de nuevos datos y la investigación necesaria de todas las escuelas públicas, y del trabajo adicional que todos los estados, condados, y empleados municipales tendrán que hacer para verificar el estatus migratorio de cada persona que busca los servicios del estado o de hacer negocios con el estado.

Recursos adicionales

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.

Esta artículo es parte de una serie especial: El impacto de la H.B. 56 en Alabama

Para más artículos de esta serie, haga clic aquí