CAP in English
Small CAP Banner

El impacto de la H.B. 56 en Alabama: 10 razones porque la nueva ley de inmigración de Alabama es un desastre para la seguridad comunitaria.

Medidas quitan valiosos recursos de orden y seguridad y los problemas reales

FUENTE: Flickr/AlphachimpStudio

Un policía de Alabama pasa frente el edificio del capitolio estatal en Montgomery donde la nueva ley de inmigración causa que la policía se convierta en agentes de inmigración.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

“Si se pusiera en práctica todas las provisiones, esta ley equivocada convertiría a los agricultores, los alguaciles, los empresarios, los educadores, y los otros ciudadanos en agentes de inmigración – a menudo, en contra de su voluntad. Y en el caso de la policía, les obliga que juzguen si hay “sospecha suficiente” que alguien esté sin documentos. ¿Qué es “sospecha suficiente”? ¿El color de la piel? ¿El acento?

- Editorial, Deseret News

La nueva ley de inmigración de Alabama contiene provisiones que en realidad dificultaran el cumplimiento de la ley, y hará que todos los residentes de Alabama estén menos seguros.

La ley requiere que cada persona que sea detenida por cualquier agente del orden público pruebe su estatus legal si el agente tiene “sospecha suficiente” que dicha persona este en los Estados Unidos ilegalmente. Si una persona es incapaz de producir estos “documentos”, se le debe detener hasta que se verifique su estatus. Los empleadores también están obligados a comprobar el estatus, y cualquier persona que “hace negocios” con cualquiera agencia estatal también tendrá que producir “papeles”.

Estas medidas crearan un conjunto de condiciones peligrosas para los residentes y las autoridades.

De acuerdo a la ley H.B. 56:

1. La policía se verá obligada a convertirse en agentes de inmigración. El estatus inmigratorio es un asunto muy complicado, y la policía local no tiene la capacitación necesaria ni experiencia para determinar si una persona está en el país legalmente. El crear esta habilidad distraerá a la policía de su papel central, que es proteger al público y mantener a las comunidades seguras. Las agencias locales del orden público en Alabama ya están confundidas sobre cómo deben hacer cumplir la nueva ley.

2. No se denunciarán los delitos. Las personas que son víctimas de delitos no llamarán a la policía si tienen miedo de que ellos o sus seres queridos sean detenidos a causa de su estatus migratorio. Los autores de los delitos serán más audaces, sabiendo que sus víctimas tendrán miedo de ser denunciados, y estos también tendrán miedo reportar crímenes.

3. Las víctimas del delito no tendrán protección. Bajo esta nueva ley de Alabama, las personas que son víctimas de violaciones civiles, como un incumplimiento de contrato, no podrán buscar justicia en los tribunales. Estas víctimas no conseguirán justicia, y las personas que las explotan quedarán libres y evitarán cualquier pena o castigo.

4. Las mujeres se volverán más vulnerables en el hogar y en el lugar de trabajo. Las mujeres en Georgia que enfrentan una ley restrictiva parecida a la de Alabama han reportado a organismos que protegen los derechos humanos que tienen miedo de denunciar el acoso sexual y el robo del salario en el lugar de trabajo, y que tienen miedo de denunciar la violencia doméstica, todo por el temor de ponerse en contacto con la policía, y ser deportadas.

5. Los niños se volverán menos seguros a medida que son empujados a la custodia del estado. Los niños de Alabama cuyos padres están encarcelados por “no mostrar sus papeles” podrían caer en el sistema hogares de crianza del estado. El jefe de un programa en un condado de Alabama dijo que la nueva ley de inmigración podría poner en prueba su agencia, y los programas de hogares de crianza. Jerry Groce, el director del Departamento de Recursos Humanos del Condado de Franklin, cree que “en los próximos meses habrá un aumento de niños hispanos que entran en los programas de hogares de crianza. 

6. Los escasos recursos del estado se desviaran al cumplimento de la ley inmigratoria en vez de enforcarse en la ley publica. Un funcionario del Condado de Birmingham Jefferson subrayó un grave impacto de la nueva ley: “Estoy más preocupado por dónde vamos a poner a las personas que detengamos. Tenemos una cárcel construida para 900 presos que ya está abarrotada, y que tiene un promedio de 1.200 presos por día. Es otro mandato sin fondos para un condado que ya está luchando para mantenerse a flote.

7. El agua será menos segura. La incapacidad de los inmigrantes indocumentados de obtener permisos sépticos y tener acceso al servicio público del agua harán las reservas de agua vulnerables a la contaminación y las comunidades serán menos seguras. Si los residentes de Alabama no pueden arreglar o instalar los tanques sépticos, por ejemplo, se encontrarán forzados a tomar agua potencialmente contaminada, la cual los expondrá a enfermedades graves como el E. coli.

8. Los lugares de trabajo serán menos seguros. Los trabajadores que enfrentan condiciones de trabajo inseguras e ilegales tendrán miedo a denunciar estas violaciones a las autoridades por temor a ser detenidos y deportados. El resultado será condiciones de trabajo inseguras tanto para los inmigrantes como para los ciudadanos.

9. Los proveedores de servicios se verán obligados a convertirse en policías. Todos los trabajadores que proveen beneficios o servicios del estado, condado o ciudad tendrán que verificar documentos, y determinar si las personas que está solicitando servicios estan en el país legalmente. Esta carga hará que profesionales altamente calificados para proporcionar servicios estarán forzados a enfocarse en el cumplimiento de la ley inmigratoria en vez de la seguridad y el servicio a la comunidad.

10. La seguridad y la confianza de la comunidad serán socavadas. Las comunidades donde residentes tienen fuertes relaciones entre sí y las autoridades son comunidades seguras. Las comunidades donde los residentes viven en miedo, se esconden en las sombras, no denuncian delitos y no confían en sus vecinos ni en las autoridades son inherentemente inseguras. La policía de Tuscaloosa informó que la nueva ley puso tensión en su relación frágil con la comunidad hispana en menos de 24 horas después de que la ley entrara en vigor.

 Recursos Adicionales: 

 

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.

Esta artículo es parte de una serie especial: El impacto de la H.B. 56 en Alabama

Para más artículos de esta serie, haga clic aquí