CAP in English
Small CAP Banner

10 razones porque la nueva ley de inmigración de Alabama es un desastre para las familias

La unidad social básica de Alabama se está separando

FUENTE: AP/Jay Reeves

Los estudiantes se sientan en el gimnasio de la Escuela Primaria en Crossville, Alabama. A pesar de estar en una ciudad casi completamente anglosajona, el 65 por ciento de los estudiantes son hispanos.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

“Mientras ellos salían hoy – les escuché hablar de la ley de inmigración – y me rompió el corazón verlos salir por la puerta y pensar que quizás no los veré otra vez. Eso me rompió el corazón porque ellos son niños con quienes tengo una relación. Son seres humanos reales y vivos. No son personajes en una obra de teatro.”

- Linda Harris, una maestra de inglés como segunda lengua en la escuela primaria de Foley, Alabama

La nueva ley de inmigración de Alabama está destrozando a familias en el estado.

Esto es porque más de la mitad de los aproximadamente 120.000 inmigrantes indocumentados que viven en Alabama – que viene siendo 2,5 por ciento de la población del estado – viven en familias de “estatus legal mezclado” en las cuales uno o más miembros de la familia son ciudadanos estadounidenses o residentes legales permanentes. Y 85 por ciento de los hijos de los inmigrantes indocumentados de Alabama viven en tales familias de “estatus mezclado”.

Bajo la nueva ley H.B. 56 de Alabama:

1. Los padres de niños ciudadanos viven con el miedo de perder a sus hijos. El trauma y el dolor de la separación es ahora una parte de la vida cotidiana de los padres de niños ciudadanos estadounidenses y de estatus legal en Alabama. Como dijo un padre indocumentado: “Ahora, me pueden quitar a mis hijos en cualquier momento.”

2. 28.000 niños ciudadanos se encuentran vulnerables a perder a un padre. El Urban Institute calcula que 28.000 niños de ciudadanía estadounidense tienen padres que no son ciudadanos. Estos niños están viviendo con el temor constante de que su padre pueda ser detenido y deportado. Los padres, por su parte, están firmando documentos para darles a sus amigos y parientes el poder legal para cuidar a sus hijos si llegan a ser deportados. “Estas personas tienen miedo, y quieren asegurarse que sus hijos estarán seguros si algo les pasa a ellos,” dijo Jazmin Rivera, una administradora de casos en la Coalición de Interés Hispano de Alabama.”

3. Los niños ciudadanos se verán obligados a entrar al sistema hogares de crianza. Aunque algunos de los niños cuyos padres son deportados tienen otros parientes que los pueden cuidar, un gran número podría tener que entrar en la custodia estatal o al sistema de hogares de crianza si sus padres son deportados y no queda nadie para cuidarlos. Los propios funcionarios de Alabama están preocupados por el efecto potencial sobre los hogares de crianza que ya está sobrecargado. Y un reciente estudio nacional ha encontrado que la mayoría de los departamentos de protección de menores no tiene directivas sistemáticas establecidas para mantener a las familias unidas cuando los padres son detenidos o deportados. Según el estudio, en los primeros seis meses de 2011, el gobierno deportó a más de 46.000 padres de niños ciudadanos estadounidenses, mientras por lo menos 5.100 niños que actualmente viven en hogares de crianza tienen padres que fueron detenidos o deportados.

4. Las familias están siendo desarraigadas y forzadas a huir del estado. Para evitar que sus familias sean destrozadas, algunas familias simplemente están huyendo del estado. Como afirma Helen Rivas, una defensora hispana en el estado, la nueva ley “ha creado miedo. Una señora me dijo que cada vez que veía un coche patrulla, le entraba pánico. La gente está casi muerta de miedo. Las personas más nerviosas hicieron sus maletas y se marcharon inmediatamente.”

5. Las familias están perdiendo su principal sostén. Las familias de estatus mezclado que pierden sus proveedores principales sufrirán consecuencias graves y a largo plazo. Los cónyuges y los niños de ciudadanía estadounidense tendrán que encontrar trabajos adicionales, potencialmente tendrán que abandonar la escuela, y buscar servicios sociales para mantener a su familia. El ciclo de pobreza y desesperación que podría resultar es una receta para inestabilidad y un perjuicio a la estructura entera de las comunidades de Alabama.

6. Las familias están siendo obligadas a abandonar sus viviendas. Uno de los efectos insidiosos de la nueva ley de Alabama es que un padre tiene que demostrar su estatus legal para alquilar un apartamento, o aún para renovar una licencia para una casa móvil. Los niños ciudadanos tendrán que mudarse a viviendas menos seguras, o aún a las calles a medida que familias enteras de estatus mezclado se quedan sin hogar simplemente porque el adulto del hogar no puede “mostrar sus papeles”.

7. Los padres no pueden proteger o mantener a sus hijos. Una madre indocumentada describió el miedo que tiene: “Cada vez que salgo no sé si voy a regresar. No puedo dejar de trabajar. Mis hijas necesitan zapatos y otras cosas.” Otra madre dice, “Nos van a investigar por medio de nuestros hijos.” Y otra madre de cuatro dice, “Tenemos miedo de ir a Walmart. Tengo miedo de caminar con mis hijos a la parada de autobús. Tengo miedo de conducir.”

8. Los niños están siendo traumatizados. Algunos niños indocumentados no han conocido otro hogar que los Estados Unidos. Traídos a este país cuando eran bebes o niños pequeños, estos niños enfrentarán una trauma terrible si son deportados a un país dónde no tienen ningunas conexiones y ni siquiera hablan el idioma. Otros niños están traumatizados al ver lo que les está pasando a sus amigos y vecinos. Como dijo un estudiante indocumentado de la escuela secundaria, “Fue horrible tener que ver a una amiga que considero casi como un hermana llorando cuando se despedía de su hermana menor y su madre.”

9. Los niños ciudadanos estadounidenses tienen que mantener a sus familias. Un estudiante joven describió cómo cambió su vida después de que la nueva ley entró en vigor: “No salimos a menos que sea necesario. Yo manejo el coche por mi madre. Así que si nos paran o pasa algo, yo puedo mostrar mi licencia de conducir. Y yo voy a Wal-Mart y compro comida y todo eso.”

10. La unidad social básica de la sociedad de Alabama está siendo destrozada. Las familias son la unidad social básica de una economía y de una sociedad fuerte y vibrante. El impacto de la separación de la familia se extenderá a través del estado de Alabama. Como lo explicó un hijo ciudadano de una madre indocumentada: “En la escuela, nos enseñaron sobre el periodo de los Derechos Civiles. Esto es lo mismo – está sucediendo otra vez. Yo saco buenas notas, así como mi hermano. Usualmente estamos entre los primeros de nuestra clase. Hago todo lo que puedo para ser buen estudiante. Las personas que hacen esta ley, necesitan ponerse en nuestros zapatos y pensar en cómo están destrozando a nuestras familias.”

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.