CAP in English
Small CAP Banner

Todos Ganan con el Fútbol

El Balompié Fomenta la Integración Multicultural

FUENTE: AP/Nick Wass

David Beckham (23) de Los Angeles Galaxy y Jaime Moreno del D.C. United (derecha) luchan por el esférico durante la primera mitad de un partido jugado el 22 de agosto del 2009, en Washington, DC.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

El fútbol ha sido popular en los Estados Unidos por décadas, y en 1994 nuestro país fue anfitrión de uno de los mundiales más exitosos en la historia del balompié. Este deporte ha recibido un impulso notable de los hispanos en Estados Unidos, quienes han llegado a ser uno de los seguidores más leales.

David Seminara del Centro para Estudios de Inmigración, (CIS por sus siglas en inglés) utiliza el fútbol para cuestionar la asimilación de los inmigrantes, al preguntar en su blog, "Si el fútbol es el deporte rey, y Estados Unidos es el destino principal para inmigrantes alrededor del globo, ¿por qué los inmigrantes no tienen un impacto más grande jugando fútbol para el equipo de ‘las barras y las estrellas’? … Quizás el asunto aquí es uno de asimilación, o la falta de la misma en una sociedad post-estadounidense".

Sin embargo, Seminara no tiene en cuenta una clara evidencia de que los inmigrantes se integran a nuestra sociedad. Por lo menos 5 de los 11 jugadores del equipo estadounidense son hijos de inmigrantes. Y lo que en gran parte detiene a los inmigrantes en su asimilación es el proceso difícil que conlleva el convertirse en ciudadano estadounidense, que incluye requisitos excesivamente restrictivos y costosos para obtener una tarjeta de residencia.

Es también dudoso acotar que el fútbol no ayuda a los inmigrantes—y más específicamente a los latinos—a integrarse. El Condado de Chesterfield de Virginia, por ejemplo, ha visto una oleada en la creación de campos de fútbol gracias a la afluencia de inmigrantes hispanos que se reúnen todos los domingos. Casi 3.000 personas visitan el Complejo Atlético Robious del condado para mirar a más de 40 equipos jugar.

Los hispanos han aumentado de manera exponencial la calidad del fútbol profesional en los Estados Unidos, así como su base de hinchas. Un ejemplo: el D.C. United, uno de los equipos más populares de la Liga de Futbol Mayor (MLS, por sus siglas en ingles), cuenta con grupos de hinchas latinos como "La Norte," que vitorea del lado "norte" del estadio. Su sitio web proporciona canciones y cánticos en inglés y español, entre ellas "Unidos hasta morir".

La MLS integró a 24 nuevos jugadores el año pasado, 19 de ellos procedentes de Latinoamérica. Los hispanos constituyen el 30 por ciento de los jugadores internacionales de la liga. Y siete de los 12 jugadores más valiosos en la MLS son de ascendencia latinoamericana, incluyendo a Juan Pablo Ángel de Colombia, el argentino Marcelo Gallardo, y el delantero brasilero Luciano Emilio.

Existe también un aspecto empresarial que contribuye a la popularidad del deporte entre hispanos. El equipo de México Chivas de Guadalajara fundó el club Deportivo Chivas USA en Los Angeles en 2004 y ha formado parte de la MLS desde entonces. Chivas USA ha atraído grandes bases de hinchas como "La Legión" y "Unión Ultras". Y en un intento para unir audiencias hispanas y estadounidenses, la Liga Mexicana y la MLS acordaron en 2007 crear una competición norteamericana de fútbol llamada "La Superliga".

Hay un interés creciente en EE.UU. por el fútbol. El verano pasado, el equipo de las "barras y las estrellas" acaparó la atención de los hinchas al casi derrotar a Brasil en las finales de la Copa Confederaciones. El juego final de la Copa Oro entre Estados Unidos y México atrajo a más de 80.000 hinchas al Estadio de los Gigantes en Nueva Jersey, y el World Football Challenge—un torneo que incluye tres clubes europeos y al Club América de México—se estima que atrajo a 2 millones de norteamericanos a los estadios.

Y en anticipación de la Copa Mundial del próximo año, el Presidente Barack Obama apoya el intento por parte de los EE.UU. de ser anfitrión de un segundo mundial en 2018 ó 2022, citando que el "futbol es sinceramente el deporte global que promueve compañerismo y competición amistosa a través del mundo".

El fútbol es un claro ejemplo de las muchas contribuciones que hacen los hispanos al fomentar la unidad en estos tiempos donde los latinos se han convertido en chivos expiatorios de los debates de la inmigración y la reforma de salud. El respeto y el conocimiento multicultural están en juego, por lo que la prosperidad mutua debe ser nuestro gol en común.

Robert Valencia es asistente de redacción para el Center for American Progress.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.