CAP in English
Small CAP Banner

Conozca bien sus fuentes de información: los medios dominantes y los supuestos ‘expertos’ en inmigración

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

En medio del más reciente debate sobre inmigración en Capitol Hill, muchos conocimos por primera vez todo un nuevo grupo de portavoces contra la inmigración. Sin embargo, ¿supimos quiénes eran en realidad? ¿O conocimos solamente la cara que ellos quisieron mostrar a los medios?

Resulta que muchos de estos líderes anti-inmigrantes tienen historiales que deberían descartarlos completamente de participar en los grandes debates públicos. Lo realmente triste es que estas personas logran que la prensa estadounidense los cite sin señalar sus raras y racistas creencias.

¿Le parece una declaración demasiado fuerte? En realidad, no lo es.

Veamos el primero de muchos ejemplos: John Vinson. Dirige la American Immigration Control Foundation (fundación americana de control de inmigración o AICF por sus siglas en ingles) y es una voz anti-inmigrante destacada en los medios. Vinson también es coautor de The Greybook: Blueprint for Southern Independence (la guía: un plan para la independencia sureña), publicado en el 2004 por la organización racista League of the South (liga del sur). Tal y como indica el título, los autores pregonan la secesión de los antiguos estados confederados para proteger la pureza racial y la viabilidad económica de la clase media blanca y hacen este llamado, en la página 26 del folleto neoconfederado, “desde la misma tierra en que estuvo parado nuestro presidente Jefferson Davis en 1861″.

No obstante esta clara postura, el pasado abril el diario South Bend Tribune de South Bend, Indiana no dudó en citar a Vinson como una autoridad en el tema de inmigración. A Vinson, descrito sencillamente en el artículo del 15 de abril como “editor de American for Immigration Control“, se le preguntó sobre el proyecto de ley de reforma de inmigración que estaba entonces pendiente en el Senado:

Vinson dijo oponerse a cualquier propuesta que conceda la ciudadanía a inmigrantes indocumentados. “No puedo comprender la lógica de darle la ciudadanía a gente que ha violado la ley”, afirmó.

En el artículo no se menciona nunca que Vinson es un devoto supremacista blanco. Un año antes, tampoco se señala nada al respecto en un artículo del Arizona Daily Star, donde Vinson describe la ley de inmigración federal del 1986 como un fracaso. De hecho, una investigación mediante Lexis-Nexis de artículos en los medios de un periodo de un año realizado por el Centro para el Progreso Estadounidense (Center for American Progress o CAP, por sus siglas en inglés) descubrió citas frecuentes de Vinson, AICF o representantes de la organización afiliada Americans for Immigration Control (americanos a favor del control de inmigración o AIC por sus siglas en ingles) y en ninguna instancia en que se cita a Vinson, AICF, o AIC se mencionó conexión alguna con ideas de supremacía blanca.

Uno pensaría que a los lectores les interesaría saber que el individuo “perito” en el tema odia a la gente de color. Conocer este prejuicio influenciaría seguramente la interpretación del artículo por parte de los lectores. En su lugar, los lectores reciben las opiniones de Vinson como si vinieran de un comentarista razonable y racional, y no de una persona que piensa que el sur del país debería separarse de Estados Unidos para proteger a la gente blanca.

La meta desequilibrada de Vinson de crear una nueva Confederación en verdad podría verse frustrada si existiese una ley federal para que inmigrantes mexicanos y centroamericanos pudieran obtener la ciudadanía. Para ser informados de manera transparente, los lectores deberían por lo menos saber sobre las ambiciones separatistas de Vinson cada vez que este es entrevistado para representar el lado que se opone a una reforma de inmigración integral.

Vinson y sus organizaciones son sólo un ejemplo de cuando la prensa no está informando ni a televidentes ni a lectores sobre los historiales de los expertos anti-inmigrantes que traen a la transmisión de noticias de televisión o que citan en los diarios del país. ¿Otro ejemplo? ¿Qué tal John Tanton?

La mayoría de los estadounidenses nunca ha oído hablar de John Tanton porque opera tras bastidores. Sin embargo, se trata del fundador y uno de los primeros donantes de casi todas las organizaciones anti-inmigrantes del país que incluyen casi doce grupos. Según él mismo entre sus creaciones se encuentran las organizaciones anti-inmigrantes más grandes y conocidas: NumbersUSA y FAIR, cuyas siglas en inglés significan federación para una reforma de inmigración.

La Social Contract Press (editorial contrato social), propiedad de Tanton, publica las opiniones de blancos nacionalistas tales como John Vinson, incluyendo una ‘joyita’ que argumenta que Dios prefiere la separación racial. Tanton también publica Camp of the Saints, una sátira racista que utiliza la ficción para advertir a los europeos de la invasión inminente de inmigrantes de la India que van a derrotar el gobierno, raptar mujeres blancas y obligarlas a ser prostitutas.

Si los miembros de los medios dominantes hicieran su trabajo de investigar historias personales e institucionales, descubrirían que es bastante fácil llegar al fondo de la red de Tanton. Con sólo desenterrar un poco de polvo, hallarían lo que informa el Southern Poverty Law Center (centro sureño para estudios legales sobre la pobreza): Tanton recibió grandes sumas de dinero para establecer FAIR del Pioneer Fund (fondo pionero), que es posiblemente el último donante para estudios de la eugenesia que queda en el país.

Usted recuerda la eugenesia. Sus proponentes más conocidos fueron los nazis, que trataron de demostrar el poder de esta seudo ciencia ejecutando a millones de judíos, gente con impedimentos y otros que no encajaban en su visión de pureza racial. Visitar el sitio virtual del Pioneer Fund en la red es caminar por el pasado, y no resulta ser un paseo agradable. El sitio contiene biografías de miembros de la junta directiva y de becarios que apoyan ideas tales como “la gente negra tiene cerebros más pequeños” que la gente de descendencia europea o asiática, y “las mujeres están predispuestas genéticamente” para tener índices de inteligencia más bajos que los hombres.

Las organizaciones de Tanton continuaban recibiendo apoyo del fondo pionero por lo menos hasta e inclusive el 2002. Según documentos que las organizaciones sin fines de lucro están obligadas a someter al gobierno federal (conocidos como 990s), Project USA (proyecto EE.UU.), una organización recipiente de fondos sustanciales de Tanton, recibió del fondo pionero una subvención para su operación general ese año y el anterior. La dirección postal del Project USA, según el formulario 990 de la organización del 2002, es la misma que la oficina de D.C. de NumbersUSA. Sin embargo, cuando el programa de noticias de CNN The Situation Room de Wolf Blitzer transmitió el 25 de junio de 2007 un reportaje de tono casi celebratorio sobre los esfuerzos de NumbersUSA por derrotar el proyecto de ley de reforma de inmigración esa información nunca fue revelada.

Quizás debido a algunas de estos vínculos FAIR y NumbersUSA se han esforzado mucho por hacer declaraciones públicas de que no son racistas. No obstante, la investigación mas superficial revela con facilidad que el funcionario ejecutivo principal de FAIR, Dan Stein, parece tener una gran tolerancia hacia los supremacistas blancos, por lo menos en su personal asalariado. Específicamente, el antiguo director de la región oeste de FAIR, Rick Oltman, representaba a FAIR con regularidad en reuniones del Council of Conservative Citizens (consejo de ciudadanos conservadores) (ver fotos). Este consejo, que “se opone a todos los esfuerzos de mezclar las razas de la humanidad”, es la organización que sucedió al White Citizens Council (consejo de ciudadanos blancos), cuya membresía aterrorizaba a los africanos americanos que trataban de inscribirse para votar o matricularse en las escuelas públicas tras la decisión de Brown vs. Board of Education.

Para no ser superado, Joe Turner, recién instalado sucesor de Oltman, permitió que skinheads racistas y neonazis se unieran a sus protestas cuando dirigía la organización anti-inmigrante de California Save Our State (salve a nuestro estado). Turner se adhiere a la política oficial de la organización en FAIR y dice no ser racista, pero uno necesita saber su extraordinaria opinión sobre lo que significa ser racista para poder comprender lo que quiere decir. A continuación, un comentario revelador que el Southern Poverty Law Center atribuye a Turner:

Puedo plantear que sólo creer en el separatismo blanco no lo convierte a uno en racista. Puedo plantear que alguien que manifiesta ser nacionalista blanco no es necesariamente un supremacista blanco. No creo que defender tu “gente” y “tu raza” te convierte en una persona mala.

De manera similar, Numbers USA y FAIR no se alejan del liderato racista de las organizaciones del AICF. No obstante la opinión de Vinson en el sentido de que el Sur debería separarse para proteger a la gente blanca, este es bienvenido como orador en concentraciones auspiciadas por FAIR. Además, a pesar del racismo de AICF usted no tendrá ningún problema comprando el vídeo Immigration by the Numbers, del líder de Numbers USA Roy Beck en el sitio virtual de AICF. Este vídeo es publicado por la casa editorial Social Contract Press de Tanton.

Más allá de compartir el podio y ayudarse mutuamente a vender sus productos, el AIC, Numbers USA y FAIR trabajan juntos con regularidad para financiar y adelantar la agenda anti-inmigrante. Un ejemplo de esta práctica es la Coalition for the Future American Worker (coalición para el futuro del trabajador estadounidense), a través de la cual estas tres organizaciones relativamente grandes se unieron a organizaciones marioneta pequeñas o completamente subsidiarias de las mismas para financiar anuncios de oposición al proyecto de ley de inmigración que se transmitió por radio, televisión y prensa escrita.

A pesar de vínculos con defensores de la supremacía blanca, las teorías raras de superioridad racial y donantes que realmente asustan, los medios dominantes ha dejado una vía franca a estas organizaciones. CAP realizó otro estudio de noticias utilizando 42 artículos publicados durante los dos meses comprendidos entre el 7 de mayo y el 6 de julio del corriente año, en los que aparecían NumbersUSA y FAIR como expertos. En sólo dos de estos artículos aparecía alguna mención de que estas organizaciones tenían historiales problemáticos. En ambas instancias, hubo un reconocimiento de las conexiones de FAIR con Tanton o con el fondo pionero.

Entre los medios de comunicación que dejaron de reconocer lo obvio: CNN, National Public Radio, The Washington Post, The New York Times, The Denver Post, El Paso Times, The Times-Picayune (New Orleans), San Francisco Chronicle, The Boston Globe, The St. Petersburg Times y The Orlando Sentinel.

Mientras las fuentes de información de los medios principales le den tribuna a estas organizaciones sin explicar quiénes son, el público estadounidense no recibirá la información completa. Revelar las motivaciones de los que presentan ideas es importante para todos nosotros a medida que ponderamos asuntos controversiales. Los medios no han enmarcado en su contexto la información y de esta forma estan distorsionando el debate sobre la inmigración. Además, los medios nacionales con frecuencia influye con su cobertura el tipo de reportaje que se le da a un tema en los diarios locales de las comunidades en todo el país.

Debido a que el Congreso no logró la aprobación de una reforma de inmigración integral, los pueblos, las ciudades y los estados están siendo escenarios cada vez más frecuentemente del debate sobre inmigración. FAIR ya está promulgando ordenanzas anti-inmigrantes mediante su brazo legal, el Immigration Reform Law Institute, tales como la del condado de Prince William, en Virginia. Al mismo tiempo, las organizaciones de base local pro inmigrante están apoyando la integración de los inmigrantes, con esfuerzos que incluyen cursos de inglés y la creación de vínculos entre inmigrantes y departamentos de policía locales.

A medida que estos asuntos se debaten en concejos municipales, legislaturas estatales y en tertulias de sobremesa, necesitamos asegurarnos de que los estadounidenses estén recibiendo los datos verdaderos de parte de organizaciones de buena reputación. Esto incluye exigir de la prensa que abran los baúles pertinentes y noten algo del sucio que encuentren. En realidad, no es tan difícil de hacer.

Henry Fernández es colaborador principal del Centro para el Progreso Estadounidense perito en políticas públicas estatales y municipales. Fernández sugiere como fuentes de información confiable sobre los grupos anti-inmigrante y su gama de conexiones a: el Southern Poverty Law Center, the Building Democracy Initiative del Center for New Community, la Anti-Defamation League, y el International Relations Center.

Para comunicarse con Henry Férnandez y otros expertos en el Centro llamar a Vanessa Cárdenas, Directora de Medios al (202) 481-8112 o vcardenas@americanprogress.org

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.