CAP in English
Small CAP Banner

Mejor Salud Significa Mejor Negocio

Cómo las pequeñas empresas que pertenecen a minorías se benefician de la reforma de la atención de salud

FUENTE: flickr/susan nyc

La diversidad de empleadores de minorías étnicas y raciales está presente en virtualmente todo sector de la industria privada, sin embargo muchos de estos empleadores, empleados, y sus familias sufren de grandes disparidades de la salud, las cuales empeoran cuando no pueden costear la cobertura médica a bajo precio.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

Descargue esta columna (pdf)

Lea esta columna en su navegador de Internet

La aplicación de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio hará una diferencia real en materia de competitividad de los pequeños negocios que pertenecen a las minorías étnicas y raciales y ayudará a mejorar el acceso a la cobertura de atención de salud accesible tanto para los empleadores de pequeños negocios como de sus empleados. Para los pequeños negocios, la cobertura de salud a bajo costo y de alta calidad significa mayores ganancias, salarios más elevados y la capacidad de atraer y retener a los empleados calificados. El costo de patrocinar el seguro de salud para sus empleados es la preocupación fundamental para los empleadores de pequeñas empresas, y los empresarios de minorías étnicas no son la excepción.

Actualmente hay 5,8 millones negocios que pertenecen a las minorías étnicas y raciales y este número sigue aumentando. Generando más de $1 billón cada año, estos negocios continúan cimentando su presencia en las comunidades locales y en 41 países a nivel mundial. Entre el 2002 y 2007, el crecimiento de los negocios de propiedad de minorías superó el crecimiento de los negocios que no son de propiedad de minorías. Estos empresarios son importantes contribuyentes de los mercados locales, pero también son cruciales para el desarrollo de la competitividad económica nacional.

De las empresas de propiedad de minorías, 1,6 millones pertenecen a asiático-estadounidenses. De esos negocios con menos de 100 empleados, casi 2,3 millones pertenecen a hispano-estadounidenses y casi 2 millones pertenecen a afroamericanos. Casi 2 millones de empleados de minorías son mujeres. La diversidad de los empleadores de minorías está presente prácticamente en todos los sectores de la industria privada, pero muchos de ellos enfrentan desventajas similares.

Como minorías raciales y étnicas, estos empleadores, empleados y familias experimentan grandes disparidades de salud, que empeoran cuando no pueden tener acceso a una cobertura de salud asequible. Muchos empleadores de empresas pequeñas no pueden tener acceso a cobertura propia o para sus empleados. Dado que las aseguradoras consideran a estos empleadores “grupos pequeños,” los pequeños negocios no tienen tanta probabilidad de dividir el riesgo como los grupos grandes (los grandes empleadores). Los pequeños negocios suelen considerarse grupos de alto riesgo, de modo que las aseguradoras les cobran altos costos. Estos altos costos impiden a muchos empleadores ofrecer beneficios de salud y cuando los empleados de las pequeñas empresas obtienen cobertura de salud de sus empleadores, suelen tener planes menos generosos que los empleados de las grandes empresas.

En el 2010, el 99 por ciento de los grandes empleadores ofrecieron beneficios de salud, pero solo el 76 por ciento de los empleadores con 10 a 24 empleados ofrecieron cobertura. Más aún, solo el 59 por ciento de las microempresas (negocios que tienen de 3 a 10 empleados) ofrecen cobertura.

Los empleados de minorías de las pequeñas empresas también tienen mucho que ganar de estas reformas. Actualmente, casi un tercio de los asegurados (13 millones de personas) son empleados de pequeños negocios. La situación es peor para los estadounidenses de minorías raciales y étnicas. Por ejemplo, dos de cada tres coreano-estadounidenses trabajan para pequeños negocios, pero solo el 49 por ciento tiene cobertura de salud de su empleador.

Para los empleadores de pequeñas empresas: la competitividad

La nueva ley responde al deseo de empleadores de pequeñas empresas de desarrollar su ventaja competitiva y obtener cobertura de salud asequible para ellos mismos y para sus empleados ofreciendo créditos impositivos para participar en los intercambios de seguro de salud estatales. Este beneficio ya está implantado. Los empleadores saben que el ofrecer cobertura de salud ayuda a obtener mejor rentabilidad. Los negocios con cobertura de salud son más competitivos; este beneficio adicional ayuda a captar a los mejores empleados, retiene a los exitosos y aumenta la productividad del negocio.

Actualmente, los pequeños negocios reúnen las condiciones para recibir crédito impositivo de hasta el 35 por ciento (el 25 por ciento para organizaciones sin fines de lucro). Este crédito ayuda a bajar el costo del seguro para los pequeños negocios que luchan por sobrevivir, porque están dirigidos a negocios con menos de 25 empleados y salarios anuales promedios por debajo de los $50,000. El crédito impositivo para estos negocios será aún más generoso en el 2014. Se elevará hasta el 50 por ciento (hasta el 35 por ciento para organizaciones sin fines de lucro). Estos créditos compensarán de manera apreciable el costo del seguro de salud para estos grupos.

Los empleadores de minorías étnicas también pueden contemplar con optimismo los intercambios, que también se implementarán en el 2014. Los negocios con menos de 100 empleados podrán adquirir seguro médico a partir de un menú de opciones de seguro en el intercambio. Cada opción cumplirá un conjunto de criterios de costo y beneficio. El objetivo clave es brindar opciones de cobertura asequible, de modo que estos nuevos mercados mancomunarán el riesgo de las personas y negocios participantes, lo que a su vez bajará el costo general del seguro.

Estos mecanismos bajarán el costo del seguro para los empleadores que buscan ofrecer cobertura. Una vez que los intercambios sean creados y estén funcionando, los investigadores calculan que las reformas reducirán las pérdidas de empleos de las pequeñas empresas hasta en un 72 por ciento.

Para las personas empleadas por cuenta propia y sus familias: menores costos y menos disparidades

Gracias al crédito impositivo al empleador y a los planes de intercambios de bajo costo, se espera que las personas empleadas por cuenta propia obtengan cobertura a tarifas casi universales.

Muchos propietarios de empresas de minorías raciales y étnicas están empleados por cuenta propia, es decir, que trabajan para sí mismos. Actualmente, los trabajadores por cuenta propia comprenden el 78 por ciento de los pequeños empleadores. Antes que se reforme el sistema de salud, los trabajadores por cuenta propia solían luchar por encontrar cobertura de salud asequible. Algunos de ellos se incorporaron a un plan de salud patrocinado por la asociación de la industria. Otros buscaron cobertura en el mercado individual. Para aquellos que tenían condiciones preexistentes, solo estaba disponible el seguro de alto costo y baja calidad. Muchos individuos en este segmento prescindieron completamente de cobertura.

La reforma de la atención de salud promueve la cobertura de calidad para estos trabajadores. En este momento, si estos trabajadores no pueden obtener cobertura debido a una condición preexistente, pueden elegir incorporarse a un fondo de seguro de alto riesgo, que está disponible en cada estado. En el 2014, las personas no empleadas por cuenta propia también reunirán las condiciones para obtener cobertura de salud en los intercambios y para recibir un crédito impositivo por hacerlo. Actualmente, las minorías raciales y étnicas tienen menos probabilidad de tener acceso a seguro patrocinado por el empleador que los blancos no hispanos, de modo que éstos se beneficiarán de manera sustancial de los nuevos intercambios. Los investigadores proyectan que uno de cada cuatro participantes en los intercambios hablará otro idioma que no sea inglés en su hogar.

Este sistema de apoyo hará que el seguro sea más costeable para el individuo y en consecuencia bajará los costos para su negocio. Estas disposiciones reducen la carga de los gastos de salud que pesa sobre las personas de minorías étnicas y raciales que trabajan por cuenta propia y, por ende, incorpora a los grupos étnicos y raciales sub-atendidos a un sistema de atención de salud más robusto. La ley de reforma de la atención de salud es una oportunidad histórica de reducir la brecha de las disparidades.

A mejor salud, mejor negocio

Pese a los grandes obstáculos que aún subsisten, los empresarios de minorías étnicas y raciales están superando las limitaciones y están definiéndose a sí mismos como una parte valiosa del empresariado estadounidense. Estos empresarios, sobre todo los que trabajan por cuenta propia y los que tienen menos de 100 empleados, pueden beneficiarse de las disposiciones de la ley de reforma de atención de salud. La ley apoya la competitividad económica al permitir a que los empleadores de empresas pequeñas amplíen los paquetes de beneficios que ofrecen. Los grupos raciales y étnicos, cuya salud puede verse comprometida por las considerables disparidades existentes, se beneficiarán de manera particular con estas disposiciones.

Con estas reformas, las minorías étnicas y raciales en la comunidad de pequeños negocios pueden disfrutar de mejor salud y de una seguridad de sanidad más sólida. Sin la reforma de la atención de salud, las pequeñas empresas perderán $52,100 millones en ganancias durante la próxima década. Los costos de atención de salud más bajos y la salud y bienestar mejorados fortalecerán a los pequeños negocios que pertenecen a las minorías. Los intereses nacionales no pueden permitirse el lujo de poner en desventaja a los empresarios de minorías. En última instancia, cerrar la brecha es un problema empresarial. Y eso es exactamente lo que la reforma de la atención de salud propone hacer.

Isabel Perera es Asistente Especial para la Política de Salud y Lesley Russell es ex Socia Visitante para el Center for American Progress.

Read in English

Descargue esta columna (pdf)

Lea esta columna en su navegador de Internet

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.