CAP in English
Small CAP Banner

El Revocar la Reforma de Salud Atestaría un Fuerte Golpe en las Comunidades de Color

La Ley del Cuidado Asequible Provee una Oportunidad Única para Abordar las Disparidades en el Acceso y la Calidad del Cuidado de Salud

FUENTE: AP/Gene J. Puskar

El Dr. Diego Chaves-Gnecco, izquierda, conversa con Dario Solís, centro, y su esposa y dos hijas durante una visita el 3 de noviembre, 2005 a una clínica bilingüe vinculada con el Children’s Hospital of Pittsburgh.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

El líder republicano Eric Cantor (R-VA) anunció que la Cámara de Representantes votará en los próximos días para revocar la Ley del Cuidado Asequible. Esta ley provee una oportunidad única para abordar las disparidades en el acceso y la calidad del cuidado de salud. Sin embargo, los esfuerzos de los conservadores por derogar la reforma del cuidado de salud eliminará esta oportunidad. Si la ley es anulada, los latinos y afroamericanos tendrán una reducida cobertura médica a un costo más alto. El derogarla también aumentaría la deuda nacional por $230 mil millones a la vez que dejaría a 32 millones de estadounidenses sin seguro médico.

Los hispanos tienen las tasas más altas de falta de seguro médico. La mitad de los hispanos no tienen un médico de cabecera y muchas familias dependen de la sala de emergencia del hospital cuando se enferman. La evidencia muestra claramente que tener un proveedor regular de cuidado primario mediante un centro de salud comunitario o un hogar médico puede mejorar el acceso a servicios preventivos, reducir las disparidades del cuidado de la salud, y mejorar sustancialmente los resultados médicos.

Las nuevas reformas al sistema de la salud ponen énfasis en el cuidado primario que beneficiará particularmente a las minorías étnicas y raciales, especialmente aquellas que viven en áreas que actualmente no tienen buenos servicios médicos. El impacto en estas comunidades será enorme si las provisiones que aumentan la fuerza laboral y la capacidad del cuidado primario se rescinden.

Aquellos que quieren derogar la ley no planean expandir la cobertura a los que no pueden pagar un seguro de salud. Quieren invalidar la expansión del Medicaid, revocar la ayuda financiera a los pequeños negocios asediados por los costos de la cobertura de sus empleados, y anular los subsidios de impuestos que ayudarán a las familias trabajadoras comprar cobertura mediante intercambios de seguros médicos. Tampoco harán nada por frenar las prácticas discriminatorias y la sed insaciable de la industria del seguro médico de alzar los precios de cobertura, o ayudar a estados y centros comunitarios de salud a proveer servicios médicos a familias necesitadas.

Los conservadores quieren deshacerse de medidas que resolverían la falta de acceso al cuidado preventivo y eliminarían los copagos y deducibles para servicios preventivos como las inmunizaciones, exámenes de control para el cáncer colorrectal y diabetes, y mamografías. También anularán proyectos de investigación para reducir la obesidad infantil, financiación para programas de visitas de enfermeras a domicilio que ayuda a mejorar la salud y el bienestar de las madres y sus hijos, provisiones para ayudar a que más latinos y otras personas de color ingresen a la fuerza laboral en el campo de la medicina, y programas para afianzar que los servicios médicos sean más sensibles a las necesidades lingüísticas y culturales.

Los conservadores también eliminarán provisiones que buscan impulsar esfuerzos y evaluar el progreso para remediar las desigualdades raciales y étnicas en el cuidado de la salud, incluyendo requisitos para un mejor análisis y recopilación de datos, los cuales son prerrequisitos para entender y abordar disparidades en el cuidado de la salud.

Este dramático retroceso en los cambios más importantes en el sistema del cuidado de salud en nuestra generación hará que los niños y adultos con condiciones pre-existentes no puedan costear la compra de una cobertura médica. Esto significará un aumento en las primas de seguro para las familias que actualmente luchan por pagar un seguro médico. Y podría costar a los ancianos que están en la brecha de la cobertura de medicamentos recetados de Medicare, conocida como "período sin cobertura", $500 este año.

Los conservadores están tomando este paso sin audiencias públicas o una evaluación de las consecuencias médicas y económicas, y sin prestar atención a las voces de aquellos que necesitan una reforma al cuidado de la salud. Su esfuerzo por derogar la Ley del Cuidado Asequible representa un devastador revés a los cambios necesarios para nuestro sistema del cuidado de salud nacional—un paso hacia atrás que garantizará que las personas de color reciban un cuidado médico inferior y que vivan con una salud más deplorable que la del resto del país.

Lesley Russell es un miembro visitante del Center for American Progress.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.