CAP in English
Small CAP Banner

Los Trabajos Verdes Proveen un Sendero a la Estabilidad y el Crecimiento

La Reforma Energética Debe Incluir Inversiones en Trabajos Verdes

FUENTE: AP/Alex Brandon

El Presidente Barack Obama habla con trabajadores de construcción que ayudan a construir la nueva fábrica de paneles solares de Solyndra, Inc. en Fremont, California.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

Las duras realidades del desastre ambiental de BP y el rampante desempleo que surge a partir de la recesión nacional conllevan a una importante conversación en Washington sobre nuestra adicción al petróleo y la promesa de un futuro verde y limpio. En términos más sencillos, este desastre debe dirigir a nuestra nación a políticas que la conviertan en un país más competitivo en la economía verde, a la vez que provea oportunidades a muchos estadounidenses quienes han sido profundamente afectados por la recesión.

Una reciente columna de Van Jones, miembro sénior del Center for American Progress, aclara que cualquier ley de energía limpia debe incluir medidas que ayuden “a los estadounidenses más vulnerables y de bajos ingresos” quienes tradicionalmente se desempeñaban en industrias que enfrentaron graves descensos como resultado de la recesión. La construcción es una industria donde se estima que 2.1 millones de trabajadores están desempleados, resaltando la importancia de abrir una discusión sería sobre cómo reintegrar a estos trabajadores en trabajos sustentables, estables y prometedores que también ayuden al medio ambiente.

El American Power Act, presentado por los Senadores John Kerry (D-MA) y Joe Lieberman (I-CT) suministraría oportunidades prometedoras y dignificantes en una economía de energía limpia para muchos desempleados. Una medida clave en este proyecto de ley, el Proyecto de Demostración para Carreras en Construcción Verde, tendrá como objetivo ofrecer trabajos a empleados de la construcción, a las mujeres y a minorías, a la vez que apoya programas de capacitación laboral, becas educativas e inversiones en tecnologías de energía limpia.

Una ley integral también debe proteger las finanzas de muchos estadounidenses en riesgo. No se especula que el American Power Act cause un aumento abrupto en los precios de energía, pero aun así, hasta un aumento pequeño en los costos energéticos podría ocasionar problemas en hogares con los más bajos ingresos. El proyecto de ley del Senado ofrece protecciones a hogares con bajos y medianos ingresos de la carga financiera ocasionada por el alza en los precios de la energía, ayudándoles a pagar sus necesidades energéticas básicas por medio de rebajas y reembolsos.

Pero el proyecto de ley tiene algunos defectos también. Algunas provisiones que fueron parte del proyecto de ley procedente de la Cámara de Representantes el año pasado son excluidas del American Power Act, incluyendo la autorización de $125 millones en oportunidades de capacitación para trabajos verdes y el cumplimento de requisitos salariales para dichos puestos. Estas dos provisiones mejorarían el acceso a oportunidades de capacitación y asegurarían que los trabajos verdes paguen bien.

Es necesario reconsiderar el futuro potencial de las iniciativas de la energía limpia. También es importante crear políticas energéticas que beneficien a los trabajadores asediados por la crisis, toda vez que se ubique al país en el camino a una economía de energía limpia sustentable y segura. La tragedia en el golfo y el rampante desempleo hace más urgente que nunca que el Congreso tome acción para ubicarnos en ese camino.

Read in English

Alex Cárdenas es un pasante universitario y Jorge Madrid es un Investigador Asociado para el Center for American Progress.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.