CAP in English
Small CAP Banner

Separando la Realidad de la Ficción Sobre el Calentamiento Global

FUENTE: AP/Javier Barbancho

Ganado pastando en frente de las turbinas de un parque eólico, propiedad de la compañía energética española Endesa.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

Cuando supuestos expertos con poca credibilidad y vinculados con la industria energética fósil salen en contra de las inversiones energéticas renovables, uno supondría que tomaríamos esos consejos escépticamente.

Sin embargo, este no es el caso de comentaristas mediáticos, oficiales electos, y otros quienes incitados por la conservadora Heritage Foundation se han valido de un estudio dudoso de España para hacer que legisladores y el público piensen que el desarrollo de la tecnología energética limpia subiría precios y eliminaría trabajos.

España es un líder global en energía renovable, pero este estudio señala que subsidios gubernamentales para proyectos de energía renovable tales como parques eólicos y paneles solares le cuestan a la economía española $8 mil millones y eliminan 2,2 trabajos por cada trabajo “verde” creado. Sin embargo, la realidad es muy diferente.

El estudio, escrito por el relativamente desconocido Gabriel Caldaza, calcula que proyectos de energía renovable en España han creado solamente 50.000 empleos, pero según cifras de la ONU demuestran que esos proyectos de hecho han creado 188.000 empleos.

Caldaza también afirma que los proyectos de energía solar le costaron a España 15.000 empleos adicionales el año pasado. No obstante, Caldaza olvida mencionar que estas pérdidas en España fueron causadas principalmente por la crisis económica global y no por la financiación de proyectos energéticos limpios por el gobierno. En realidad, pronósticos gubernamentales demuestran que el sector energético limpio en España creció un 500 por ciento en los últimos tres años, y se espera que creara 270.000 más empleos para 2020.

Asimismo, Caldaza pronostica incorrectamente que los Estados Unidos sufrirá una inminente catástrofe económica si la administración Obama continúa buscando el desarrollo de la energía renovable. Caldaza afirma, sin brindar ningún análisis de la actual situación económica estadounidense, que si el actual gobierno sigue contribuyendo fondos hacia proyectos de energía renovable, “E.E.U.U. podría perder 6,6 millones a 11 millones de trabajos mientras crearía tres millones de ‘trabajos verdes’ mayormente temporales”.

Estas graves proyecciones han convertido a Caldaza en el preferido de la ultraderecha estadounidense. Esto ha llevado a que destacados expertos españoles de la Fundación Ideas para el Progreso refuten el informe de Caldaza a través de una carta enviada al Congreso estadounidense, caracterizando dicho estudio como “no fidedigno ni creíble,” y describiendo el instituto con cual está afiliado de tener “claros vínculos con la industria energética.”

Invertir en energía limpia y renovable no sólo beneficia nuestro medio ambiente y salud; sino que también reduce las cuentas de energía en los hogares mientras se generan empleos. Un estudio por el Center for American Progress del 2008 reveló que una inversión de $100 mil millones en dos años en energía verde generaría 2 millones de empleos, creando de esta manera cuatro veces más empleos que si ese mismo monto fuese invertido en el sector petrolífero. Y estos empleos estarían concentrados en industrias manufactureras y en la construcción—dos de los sectores más afectados por la recesión. Por consiguiente, la inversión en trabajos verdes puede estimular la economía y ayudar a emplear a obreros de construcción, techadores y ensambladores.

El año pasado, las empresas de energía limpia invirtieron en instalaciones manufactureras estadounidenses y crearon trabajos necesarios en los Estados Unidos. De acuerdo al American Wind Energy Association, la industria de energía eólica empleó 85.000 personas y generó más de 35.000 trabajos en 2008. Sin embargo la AWEA advirtió en una carta al Congreso que los Estados Unidos podría perder su industria de energía eólica—junto con los miles de millones en inversiones y los miles de trabajos que ésta genera—a otros países, a menos que se adopten mejores estándares de energía renovable. Estos estándares, los cuales requerirían que por lo menos el 25 por ciento de electricidad tenga origen en fuentes de energía renovables para el 2025, actualmente están siendo debatidas por el Congreso y ya han sido adoptadas en algunos estados como Colorado y Nuevo México.

¿Y sobre los precios? La Union of Concerned Scientists estima que los consumidores estadounidenses ahorrarían $95,5 mil millones con precios reducidos de energía para el 2030 si el gobierno adopta el estándar nacional de energía renovable que está siendo debatido en el Congreso. Un estándar nacional de energía renovable, una legislación clave propuesta por los representantes Henry A. Waxman (D-CA) y Edward J. Markey (D-MA), ahorrarían miles de millones de dólares en cuentas de electricidad y gas natural tanto para hogares como para negocios en todos los estados. Esto corresponde con más de $5 mil millones en ahorros para California, Texas, y Nueva York.

En conclusión, invertir seriamente en energía limpia y renovable debe ser nuestro mayor interés, a la vez de seguir el ejemplo de España. Pero para alcanzar esta meta, tenemos que enfocarnos en la verdad y no en cuentos basados en la fantasía.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.