CAP in English
Small CAP Banner

El impacto de la H.B. 56 en Alabama: 10 Razones porqué la nueva ley de inmigración de Alabama es un desastre para el gobierno de Alabama

Servicios claves serán afectados

FUENTE: AP/Dave Martin

Trabajadores de Alabama Power restauraran la energía a los barrios en Tuscaloosa, Alabama. Mientras Alabama Power es una compañía eléctrica no gubernamental y no requiere prueba de ciudadanía, en virtud de HB 56, los inmigrantes e indocumentados, no podrán cumplir los términos de sus contratos con la empresa.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

“Hace quince años, Russellville era un pueblo muerto. Cuando vinieron los hispanos, comenzó un auge. Invirtieron una gran cantidad de dinero en la comunidad. Si se van, Russellville sufrirá… Las personas que pusieron esta ley en práctica no entendíen lo que haría al nivel local. Va a causar muchos más problemas de lo que se imaginan..”

- Greg Parrish, propietario de un parque de casas móviles en Russellville, Alabama.

Las consecuencias imprevistas de la nueva ley de inmigración de Alabama tienen un profundo impacto en las operaciones del gobierno al nivel estatal y local, y afectarán a cada ciudadano y residente del estado.

Bajo la ley H.B. 56 de Alabama:

1. El estado perderá una cantidad notable en ingresos tributarios. Se estima que la población indocumentada de Alabama sólo constituye 120.000 personas, solo el 2,5 por ciento de la población total del estado. Pero la mitad de estos individuos vivían en una familia de “estatus mezclado”, en la cual uno o más de los miembros de la familia eran ciudadanos o residentes legales. Mientras estas familias huyen del estado, Alabama no sólo pierde los ingresos tributarios de sus trabajadores indocumentados, sino también los ingresos de los ciudadanos estadounidenses que se van para proteger a sus familias. Si la población indocumentada entera dejara de trabajar, las perdidas de ingresos tributarios alcanzarían más de $130 millones al año. Si los miembros de las familias de ciudadanía estadounidense también se fueran, las perdidas de impuestos serían aún más.

2. Los problemas fiscales de las ciudades y los condados serán aún más profundos. La reciente quiebra del condado más poblado de Alabama, el Condado de Jefferson, recalca el fuerte impacto que las nuevas presiones financieras tendrán sobre los gobiernos del estado y del condado, y sobre los contribuyentes. Los funcionarios dicen que la declaración de bancarrota podría significar mayores tasas de impuestos para los 658.000 residentes del condado, así como despidos, reducciones en las pensiones, y recortes en servicios, carreteras, y escuelas. Sin embargo, un funcionario estatal recientemente dijo, “La ley de inmigración es mucho peor que la bancarrota financiera del condado de Jefferson," señalando la futura pérdida de ingresos debido ala pérdida de negocios y contribuyentes en el condado y en el estado.

3. El sistema estatal de pensiones se verá perjudicado. El efecto dominó de los daños a la economía del estado debido a la nueva ley de inmigración se sentirá en el sistema estatal de pensiones de $29 millones. Los dos fondos más grandes en el sistema estatal de pensiones abarcan 233.881 maestros y 138.621 empleados estatales. Los fondos ya están en problemas, y actualmente sólo tienen 70 por ciento de los fondos necesarios para realizar futuros pagos de pensiones a los jubilados. Será difícil para el estado contribuir el dinero necesario para mantener los planes de pensiones fiscalmente saludable cuando su base de impuestos y la economía se esta reduciendo como resultado de la nueva ley de inmigración.

4. Todos pagarán más por los bienes y servicios. Muchos negocios se verán obligados a cerrar a medida que pierden su fuerza laboral y sus clientes. El precio de los alimentos también subirá porque el sector agrícola pierde sus cosechas debido a la escasez de mano de obra. Las empresas que siguen abiertas enfrentarán nuevos costos para satisfacer los requisitos de verificación de la nueva ley y se esfuerzan para encontrar trabajadores. El impacto total de la nueva ley será sentido por todos los ciudadanos y los residentes de Alabama.

5. Las escuelas públicas enfrentarán ingresos disminuidos y nuevos costos. Después que la nueva ley entró en vigor en septiembre, las escuelas del estado revelaron que miles de estudiantes hispanos estuvieron ausentes de la escuela. Aunque es demasiado pronto para decir que tan grande será la pérdida permanente, las escuelas públicas enfrentarán una reducción de ingresos a medida que disminuye la matriculación escolar. También enfrentarán altos costos ocasionados por los requisitos de la nueva ley para documentar el estatus legal de cada nuevo estudiante y sus padres, y para compilar nuevos datos y análisis financieros cada año basado en el estatus migratorio de sus estudiantes. Estas medidas tendrán un efecto a largo plazo en la calidad de la educación para cada niño de Alabama, especialmente porque el sistema escolar ya se está recuperando de recortes presupuestarios sin precedentes en el estado.

6. Los servicios públicos tendrán nuevos costos. Los servicios públicos de Alabama ya están en problemas. Estos se verán obligados a aumentar sus tarifas para mantener su solvencia mientras su base de clientes disminuye y sus familias ciudadanas se van del estado. Estas compañías públicas también enfrentarán costos elevados debido a la exigencia de la nueva ley que verifiquen el estatus migratorio de cualquier cliente nuevo, o cualquier cliente que quiere renovar su contrato. Esta verificacion de estatus“chequeo de estatus” requerirá personal y el mantenimiento de registros adicionales, y contribuirá a los crecientes costos para todos los ciudadanos y residentes de Alabama.

7. Las agencias del orden público enfrentarán costos adicionales. Los presupuestos de las agencias del orden público del estado ya están siendo recortadas. Mike Hall, el Sheriff del Condado de Jefferson, ha indicado una reducción de $6.5 millones a su presupuesto de 2012 que le obligará a despedir a 101 diputados y cerrar cuatro subestaciones. El Jefe de la Policía de Tuscaloosa, Steve Anderson, citó la complejidad de la nueva ley de inmigración mientras estaba describiendo los esfuerzos de su departamento para desarrollar programas de capacitación para “familiarizar a sus policías con la nueva ley… una ley muy complicada.” Además de la capacitación, los nuevos costos pueden incluir nuevos equipos. Un solo condado en Virginia calculó que el instalar cámaras en los coches patrullas de la fuerza policial para constatar que no haya discriminación racial como resultado de una ley de inmigración restrictiva. Costaría $3,2 millones.

8. Los servicios para los niños enfrentarán mayores dificultades y costos. El impacto de la nueva ley tendrá un impacto profundo en los servicios que los gobiernos estatales y locales proporcionan a sus ciudadanos más vulnerables. Mientras padres son deportados, sus niños con ciudadanía estadounidense pueden quedarse en la custodia del gobierno y ser colocados en hogares de guarda. Jerry Groce, un director de Recursos Humanos en el condado de Franklin, dijo, “El peor de los casos para nosotros sería si tuviéramos un gran número de niños que de repente fueran dependientes y que no tuvieran parientes para cuidarlos.” Este condado solo tiene 25 hogares de guarda autorizados. Y el presupuesto estatal para el año fiscal de 2012 contiene recortes serios que requerirán reducciones a los programas de guarda y los servicios de protección infantil, entre otros servicios esenciales.

9. Los contribuyentes del estado estarán sobrecargados. Los ciudadanos de Alabama ya están sufriendo de la nueva ley de inmigración ya que se les pide documentación para obtener servicios básicos, incluyendo el adquirir un permiso de construcción, conseguir servicio de agua, renovar un permiso de casa móvil y una matrícula de automóvil, y obtener o renovar un contrato de arrendamiento. Las filas en el Departamento de Vehículos Motorizados y oficinas del pasaporte en el estado crecen de forma exponencial a medida que los ciudadanos y los residentes legales buscan los documentos que necesitan para “probar” que están viviendo legalmente en el estado. Y el precio que las familias de Alabama pagan para conseguir la documentación que necesitan para probar su estatus migratorio puede ser muy alto. Aunque una copia certificada de un certificado de nacimiento puede ser relativamente barata, las familias con varios niños pueden gastar centenares de dólares para los pasaportes.

10. El gobierno estará distraído de su servicio fundamental, y sus funciones de seguridad pública. La nueva ley de inmigración cambiara de manera fundamental la función de los gobiernos estatales y locales en términos de como proporcionan servicios y aseguran la seguridad pública, y la forma que hacen cumplir las leyes de inmigración. La gran mayoría de los ciudadanos de Alabama verán sus vidas profundamente afectadas por una reducción en los servicios de gobierno, crecientes costos, y una seguridad comunitaria disminuida a medida que los empleados gubernamentales y agentes del orden público estarán mal ocupados solicitando documentación en vez de proporcionar los servicios que están capacitados para hacer. El supuesto objetivo de la nueva ley de inmigración – expulsar la pequeña población indocumentada del estado –solamente complicara aún más al gobierno estatal y local, y afectará a todos los residentes de Alabama.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.

Esta artículo es parte de una serie especial: El impacto de la H.B. 56 en Alabama

Para más artículos de esta serie, haga clic aquí