CAP in English
Small CAP Banner

El impacto de la H.B. 56 en Alabama: 10 Razones porqué la nueva ley de inmigración de Alabama es un desastre para la salud pública

La legislación pone el estado a riesgo de varios daños a la salud

FUENTE: AP/Seth Wenig

Un inmigrante recibe tratamiento de diálisis en una clínica de Nueva York. Los inmigrantes indocumentados y documentados en Alabama serán menos propensos a buscar cuidado de salud bajo la nueva ley, lo cual pone a riesgo la salud de ciudadanos e incrementa sus gastos.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

"No quiero sembrar el miedo, pero siempre hay complicaciones potenciales cuando hay personas que tienen miedo de buscar atención médica."

— Jim McVay, Departamento de Salud Pública de Alabama

La nueva ley de inmigración de Alabama tiene varias consecuencias potencialmente devastadoras para la salud pública. La ley requiere prueba de estatus legal para cualquier "transacción comercial" con cualquier estado o subdivisión política. También requiere que todo el mundo muestre sus documentos cuando un agente del orden público, agencia local del gobierno, o funcionario escolar los solicita. Estas leyes significarán que menos personas buscaran atención de salud preventiva, tendrán una menor seguridad alimenticia, incrementara el suministro de agua contaminada, entre otras consecuencias.

Aquí están las 10 consecuencias más destructivas para la salud pública bajo la ley H.B. 56 de Alabama:

1. Los niños no recibirán vacunas requeridas para mantenerse saludable. Una salvaguardia clave de la salud pública es un programa robusto de inmunización que protege a todos los residentes contra las enfermedades como la varicela, el sarampión, la poliomielitis, e incluso la gripe. Trabajadores de la salud en Alabama dicen que las personas tienen miedo de venir a sus clínicas para vacunas contra la gripe. Si los padres tienen miedo de vacunarse a sí mismos o a sus hijos, a pesar de que técnicamente la ley dice que el estatus legal no es un requisito para las vacunas, toda nuestra sociedad está en riesgo.

2. Las enfermedades contagiosas se propagarán. Parte fundamental de la salud pública es el acceso exámenes medicos y programas de tratamiento para las enfermedades transmisibles. La tuberculosis y la hepatitis son enfermedades contagiosas que sólo se detectan a través de exámenes vigorosos, y se curan sólo a través de un tratamiento consistente. Los funcionarios de salud pública de Alabama advirtieron al estado hace años que si los residentes indocumentados de Alabama tuviesen miedo de las consecuencias inmigratorias que una visita a la clínica de salud les traeria, habría un aumento en el riesgo de "graves problemas de salud y la propagación de infecciones."

3. Las madres no recibirán atención prenatal adecuada. Todos saben que las madres sanas tienen más probabilidades de dar a luz a bebés sanos. La ley de Alabama no requiere un estatus legal para la atención prenatal, pero las madres indocumentadas que tienen miedo de ir a las clínicas de salud por temor de tener que mostrar su documentación no recibirán la atención que necesitan. El jefe del Departamento de Salud Pública de Alabama, Don Williamson, advirtió en un testimonio en el 2007 que ya se habían producido un fuerte aumento de nacimientos de bebes con bajo peso y la mortalidad infantil entre la población hispana en el estado y que menos de la mitad de las madres hispanas habían recibido atención prenatal. Williamson pidió que al Estado que no establezca "restricciones a los programas que atienden a mujeres embarazadas, bebés y niños."

4. Los bebés requerirán más servicios médicos. Los bebés nacidos de madres que no han recibido buena atención prenatal requerirán atención médica adicional que será un reto económico para los servicios de salud pública en el estado. Como el Dr. Williamson señaló en su testimonio, la falta de acceso a la atención preventiva materno-infantil puede dar lugar a problemas médicos “serios y más caros.”

5. Los niños ciudadanos de los EE.UU. y los que tienen estatus legal no recibirán atención de salud adecuada. Los niños ciudadanos de padres que tienen miedo de ir a las clínicas, o cuyos padres no están seguros si es prohibido o no entablar una “transacción comercial” por una provisión de la ley, no recibirán la atención que necesitan y que merecen. "Salas de espera que sólo hace unas semanas estaban llenas en algunas clínicas de salud del condado, ahora tienen asientos vacíos, porque los pacientes hispanos dejaron de presentarse", dice el Dr. Jim McVay del Departamento de Salud Pública de Alabama. Niños ciudadanos sufrirán consecuencias de por vida derivadas de no recibir atención médica adecuada cuando son eran pequeños.

6. El agua será menos segura. El agua limpia es un requisito fundamental para una sociedad sana. Graves riesgos para la salud pública, tales como infecciones de E. coli y aún cólera, se pueden propagar a través del agua contaminada. Si los residentes de Alabama no pueden obtener servicios del agua pública y del alcantarillado, y ni siquiera pueden obtener permisos para la reparación o instalación segura de fosas sépticas, se verán obligados a utilizar agua potencialmente insegura, lo que podría exponerlos a riesgos de salud así como a las personas con quienes tienen contacto. Sistemas sépticos rotos también pueden contaminar el suministro público de agua. Todo el mundo estará expuesto a riesgos de salud y peligros innecesarios.

7. Los restaurantes no serán capaces de conseguir los permisos sanitarios. El Departamento de Salud Pública de Alabama ahora requiere una prueba de ciudadanía para los permisos sanitarios para los restaurantes. Muchos dueños de restaurantes que no pueden cumplir con este requisito cerrarán sus puertas, y otros simplemente tratarán de operar en clandestino, sin permiso sanitarios, por lo menos hasta que los inspectores de salud sobrecargados con mas trabajo los encuentren y los detengan. El riesgo para la salud pública sólo aumentará en estas condiciones.

8. El suministro de alimentos será menos seguros. Alimentos seguros son un requisito fundamental para una sociedad sana. Los brotes de E. coli en el suministro de alimentos en los últimos meses ya han alarmado al público. Si los residentes de Alabama son incapaces de conseguir permisos sépticos, el agua contaminada resultante drenará en las granjas y campos, y el suministro de alimentos será menos seguro. El riesgo público de enfermedades transmitidas por alimentos se incrementará.

9. Los costos de la salud pública se incrementarán. La nueva ley de inmigración de Alabama podría temporalmente reducir el costo de proporcionar atención médica a los residentes indocumentados, pero aumentará enormemente el costo total de atención médica para todos los residentes de Alabama que estarán expuestos a un mayor riesgo y enfermedades como resultado de estas políticas miopes que figuran arriba. Mientras la atención médica básica se posponga por un numero mayor de personas, habrá mayores posibilidades de atención de emergencia más cara en el futuro.

10. Conclusión: Toda la gente de Alabama sufrirá consecuencias negativas en la salud. Los 4,8 millones de personas de Alabama sufrirán mayores costos e innecesarios riesgos de salud pública como resultado de una ley que castiga y expulsa a un 2,5 por ciento de la población. Un riesgo tan alto para un beneficio incierto perjudicaría al estado de Alabama.

Recursos Adicionales:

 

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.

Esta artículo es parte de una serie especial: El impacto de la H.B. 56 en Alabama

Para más artículos de esta serie, haga clic aquí