CAP in English
Small CAP Banner

El ‘Common Core’ es una oportunidad para la equidad en la educación

Una maestra enseñando Español en una clase en el Sur de Los Angeles

FUENTE: AP/Ric Francis

Claudia Prada, izquierda, enseña Español en el 8avo grado en View Park Prep Charter School en el Sur de Los Angeles.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

Léa el informe completo aquí.

Los Estándares Académicos Estatales, o Common Core Standards, son prometedores para los estudiantes de bajos ingresos, los estudiantes de color, los estudiantes de inglés como segundo idioma, y los estudiantes discapacitados, quienes tradicionalmente tienen un menor rendimiento académico significante en comparación a sus contrapartes. El Common Core ayuda a hacerle frente a la inequidad en la educación al asegurar que todos los estudiantes reciban enseñanza de alto nivel y que se les apliquen las mismas expectativas rigorosas. Esto ayuda a asegurarse que el lugar donde uno vive no determine la calidad de la educación. Las evaluaciones alineadas con el Common Core son integrales para realizar  la promesa de los estándares; sirven como una prueba de verificación de calidad para asegurarse que todos los alumnos reciban una educación de alta calidad.

Un currículo alineado con el Common Core creará una experiencia más estimulante y emocionante en las aulas. Los estudiantes explorarán conceptos más profundamente, trabajarán juntos para resolver problemas complejos, y participarán en el aprendizaje basado en proyectos en vez de enfocarse en hojas de ejercicios y la memorización mecánica. Las evaluaciones alineadas con Common Core, las cuales fueron desarrolladas por dos consorcios de estados sin fines de lucro, establecen un punto de referencia rigoroso y superior con el cual todos los alumnos serán evaluados.

Destacando las brechas educacionales

  • Los estudiantes de color y los de bajos ingresos tienen menos acceso al trabajo escolar rigoroso Los estudiantes afroamericanos tienen 28 por ciento menos probabilidad que sus contrapartes blancos de matricularse en cursos de algebra en el octavo grado – algo que pronostica de manera significante el éxito académico en el futuro – aun cuando demuestran alto rendimiento en las matemáticas en el 5º grado. Este problema persiste en la escuela secundaria: solo 29 por ciento de las escuelas con el porcentaje más alto de estudiantes afroamericanos y Latinos ofrecen calculo, comparado con el 55 por ciento de las escuelas con el porcentaje más bajo de estudiantes afroamericanos e Hispanos.
  • Es más probable que los estudiantes de color y los de bajos ingresos tengan maestros inexpertos y que provienen de  fuera del campo de la docencia. En escuelas con alto nivel de pobreza, el 27 por ciento de las clases son enseñadas por docentes provenientes de otro campo, comparado con solo 14 por ciento en escuelas con bajos niveles de pobreza. En escuelas con alto nivel de minorías, 22 por ciento de los maestros tiene 3 años o menos de experiencia, comparado con solo 13 por ciento en escuelas con bajo nivel de minorías.
  • Los estudiantes de color, estudiantes de bajos ingresos, estudiantes discapacitados, y estudiantes de inglés como segundo lenguaje, o ELLs por sus siglas en inglés (English Language Learners) son menos probables de graduarse de la escuela secundaria a tiempo. Durante el año escolar 2009-10, solo 66 por ciento de los estudiantes afroamericanos, 71 por ciento de los estudiantes hispanos, y 69 por ciento de los estudiantes nativo-americanos se graduaron en cuatro años, comparados con 83 por ciento de los estudiantes blancos. Según los datos del año escolar 2010-11 a nivel estatal, menos de la mitad de los estados tuvieron índices de graduación por encima de 60 por ciento para estudiantes discapacitados y ELLs.

Los estudiantes de color y de bajos ingresos tienen resultados universitarios inferiores

  • Entre el 1995 y 2009, había una disparidad a base de raza en los índices de matriculación en las 468 universidades de cuatro años más selectivas de la nación. Ochenta y dos por ciento de los blancos matriculados nuevos asistieron a estas escuelas, mientras que solo un 13 y un 9 por ciento de los hispanos y de los afroamericanos matriculadosrespectivamente, asistieron a una de ellas.
  • En instituciones públicas, casi un tercio de los estudiantes afroamericanos e hispanos en su primer año se matriculan en cursos correctivos.
  • Entre estudiantes nuevos a tiempo completo completando un título universitario (bachelor’s degree), 40 por ciento de los estudiantes afroamericanos, 52 por ciento de estudiantes hispanos, y 40 por ciento de estudiantes nativo-americanos y nativos de Alaska completaron un título en cuatro años, comparados con 63 por ciento de los estudiantes blancos.
  • Al llegar a los 24 años de edad, jóvenes provenientes de familias en el quintil con ingresos más altos son siete veces más probables de haber completado su título universitario que los estudiantes provenientes de familias en el quintil con ingresos más bajos.

Conclusión

El Common Core mejorará la calidad de la educación para todos los alumnos – particularmente para aquellos quienes tradicionalmente reciben menos servicios. El levantar  los estándares y mejorar la preparación de todos los estudiantes para la universidad y para carreras profesionales ayudará a reducir las desigualdades para los alumnos  de bajos ingresos, los estudiantes de color, ELLs, y estudiantes discapacitados.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.