CAP in English
Small CAP Banner

La desigualdad en la Educación: Resquicio en la ley federal permite gastos inferiores en los estudiantes de color

Two students reading a textbook in a classroom

FUENTE: SOURCE: AP/ Charlie Neibergall

Alrededor de nuestro país estamos invirtiendo menos en nuestros estudiantes de color que nuestros estudiantes blancos, al menos cuando se refiere a dólares locales y estatales.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

Cuando se trata de los gastos en la educación de nuestros hijos, los estudiantes de color están recibiendo menos de lo que deberían recibir, según el último informe sobre educación elaborado por el Center for American Progress titulado “Educación desigual: Resquicio en la ley federal que permite gastos inferiores en los estudiantes de color”.

Casi cerca de 60 años después del dictado histórico de 1954 en la causa de Brown vs. Junta de Educación, en la que la Corte Suprema de Justicia de los EE.UU. declaró que la educación pública es “un derecho que deberá concederse en condiciones de igualdad”, las desigualdades raciales aún subsisten en los gastos escolares. Examinemos lo que muestran algunas de las cifras nacionales:

  • Las escuelas en todo el país gastaron $344 más en cada estudiante blanco que en cada estudiante no blanco
  • La mayoría de las escuelas blancas gastaron $733 más por estudiante que la mayoría de las escuelas no blancas
  • Nosotros gastamos $293 menos por año en estudiantes de escuelas de elevada matrícula de minorías (que tienen un 90 por ciento o más de alumnos no blancos) que en estudiantes de todas las demás escuelas. Eso representa el 7 por ciento del gasto medio por estudiante.

Dado que el 35 por ciento de los estudiantes de color de la nación en su totalidad asisten a escuelas que están en California o Texas, el examen de la relación entre el porcentaje de estudiantes de color y los dólares que se gastan por estudiante puede servir para que se preste una atención más focalizada en este problema.

  • En California las escuelas que atienden el 90 por ciento o más de estudiantes no blancos, el gasto por estudiante es de $191 dólares menos que en todas las demás escuelas y $4,380 menos que en las escuelas que actualmente atienden al 90 por ciento o más de los estudiantes blancos
  • En Texas  las escuelas que atienden el 90 por ciento o más de estudiantes no blancos, el gasto por estudiante es de $514 menos que en todas las demás escuelas y $911 menos que en las escuelas que actualmente atienden al 90 por ciento o más de estudiantes blancos

¿Qué tan grandes son, pues, las diferencias? En California la escuela promedio de elevada matrícula de minorías tiene 759 estudiantes. Si una escuela de tamaño promedio recibiera $4,380 adicionales por cada estudiante, eso significaría que recibirían $3,3 millones adicionales al año. Si esa misma escuela recibiera un impulso más modesto de $191 por estudiante para elevarla al mismo nivel que la mayoría de las escuelas del estado, entonces recibiría aproximadamente $145.000 dólares adicionales al año. Esos fondos adicionales servirían para pagar los salarios de maestros adicionales o para comprar cualquier número de valiosos insumos escolares como computadoras, consejeros de orientación o instructores docentes.

En Texas la escuela promedio de elevada matrícula de minorías cuenta con 708 estudiantes; a los maestros nuevos se les paga $39,150 y los docentes veteranos devengan $47,100 anuales. Si una escuela promedio de elevada matrícula de minorías en Tejas recibiera fondos adicionales de $514 por alumno—lo que sería suficiente para elevar el gasto de esa escuela al nivel de gastos que disfruta el resto de las escuelas del estado—la escuela podría pagar los salarios de siete docentes veteranos o de nueve maestros nuevos.

Uno de los resultados más aleccionadores que pone de relieve nuestro informe es que conforme aumenta el número de estudiantes de color en una escuela el monto de dinero que se gasta en los estudiantes disminuye.

  • Un aumento de 10 por ciento de los estudiantes de color va aparejado a una disminución de inversión de $75 por cada estudiante

Esta perturbadora tendencia se cumplió en 24 estados como se demuestra en la tabla que se incluye más abajo. Más aún, estos 24 estados educan al 63 por ciento de todos los estudiantes de color. En 13 estados el porcentaje de estudiantes de color no está relacionado con el gasto por estudiante de una escuela. En 12 estados el aumento en la concentración de los estudiantes de color está realmente asociado al aumento en el gasto por estudiante. Con todo, esta noticia positiva se ve empañada por el hecho de que solo el 12 por ciento de los estudiantes de color de la nación asisten a la escuela en estos estados. (Nota: Nueva Jersey se excluyó de todo el análisis debido a que esta ciudad incluyó el gasto federal en su informe en vez de incluir solo el gasto estatal y local).


Conclusión: En todo nuestro país estamos gastando menos en los estudiantes de color que lo que gastamos en los estudiantes blancos, por lo menos en lo que se refiere a los fondos estatales y locales. Si la nación quiere llegar alguna vez a honrar de manera plena la intención y el espíritu de ese fallo en la causa de Brown vs. la Junta de Educación nosotros tenemos la obligación de dar los pasos necesarios para enfrentar y corregir las disparidades que hoy subsisten en el financiamiento para los estudiantes de  color.

Ary Spatig-Amerikaner es graduada de Licenciatura en Derecho de la Universidad de California, Berkeley y posee una Maestría en Política Pública de la Facultad de Política Pública Goldman de la Universidad de California, Berkeley.

 

 

 

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.