CAP in English
Small CAP Banner

10 Razones porque la nueva ley de inmigración de Alabama es un desastre para la educación

Las escuelas estatales ven más sillas vacías en el aula y más trabajo para los educadores

FUENTE: AP/Dave Martin

Madres llegan a recoger a sus hijos del Flowers School en el condado de Montgomery, Alabama. Hay más de 200 estudiantes Hispanos que fueron ausentes la mañana después que la nueva ley de inmigración tomo efecto. Un grupo se retiró.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

“Tiene un impacto en los niños. Muchos han venido a la escuela temerosos, muchos han llorado. Muchos no entienden por qué tienen que irse, ya que nacieron en los EE.UU.”

- Lizzette Farsinejad, Montgomery Public School, especialista de educación

La nueva ley de inmigración de Alabama ya está afectando profundamente a las instituciones educativas, los administradores, los maestros, y los estudiantes en el estado. Bajo el artículo 28 de la ley, cada escuela primaria y secundaria tiene la obligación de documentar y reportar el estatus migratorio de cada estudiante en la escuela. Las escuelas también están obligadas a proveer el estatus migratorio de los padres de cada niño.

Los tribunales temporalmente han bloqueado esta parte de la ley de Alabama. Pero esto no significa que la ley ya no hayasembrado caos en las escuelas alrededor del estado.

Bajo la ley H.B. 56 de Alabama:

1. Los niños tienen miedo de ir a la escuela. Miles de estudiantes en Alabama dejaron de presentarse a la escuela los días después de un fallo judicial que permitió que esta nueva ley entrara en vigor. La asistencia sigue cayendo a pesar de que los tribunales bloquearon la provisión escolar de esta ley. Como dijo Sally Howell, la directora ejecutiva de la Asociación del Comité Escolar de Alabama, “Estamos preocupados por el efecto negativo en la asistencia y la matriculación de los estudiantes a quienes estamos obligados a servir por ley.”

2. El estado esta perdiendo un grupo potencial de ciudadanos educados. Un fallo del Tribunal Supremo de 1982, Plyler v. Doe, estableció que no se puede negar la educación a los niños indocumentados. Vi Parramore, el presidente de la Federación de Maestros Estadounidenses del Condado de Jefferson, dijo, “La promesa de las escuelas públicas es educar a todos los niños que pasan por sus puertas. ¿Qué esperamos lograr con asustar a los niños para que no lleguen al aula?” ?”

3. Las escuelas se verán afectadas económicamente. La perdida de matriculación, así como el costo de cumplir con el nuevo mandato no financiado, dañará a las escuelas financieramente. Brandi Gholston, una consejera académica de la escuela primaria de Tharptown, declaró “Podríamos centrarnos en los aspectos emocionales de esto todo el día, pero si solo miramos a los números, nos arriesgamos a perder una gran cantidad de ingresos.”

4. Las escuelas de Alabama ya enfrentan desafíos fiscales significativos con resultados estudiantiles pocos satisfactorios. Ayuda estatal para la educación ha disminuido marcadamente en los últimos anos, diezmando las finanzas de las escuelas. Esto en un estado que ya figura número 33 de 50 en cuanto a fondos que se gasta por cada estudiante. La falta de fondos afecta el rendimiento de los estudiantes: En 2011, por ejemplo, el estado recibió una D+ por sus logros académicos, en el informe K-12 de Quality Counts, donde solo seis estados y el Distrito de Colombia tuvieron calificaciones más bajas. Es casi seguro que la educación estudiantil sufrirá si las escuelas de Alabama operan con menos fondos como resultado de una disminución en la matriculación, y mayores responsabilidades de inmigración.

5. Los educadores tendrán que convertirse en agentes de inmigración. La nueva ley requiere que las escuelas examinen el certificado de nacimiento de cada estudiante nuevo y que determinen si el niño nació en los EE.UU, o si el niño es “un extranjero no presente legalmente” en los Estados Unidos. Este requisito convierte a cada administrador escolar y maestro en un agente de inmigración. Los educadores no tienen ni los conocimientos ni la capacitación para determinar el estatus migratorio de un individuo. Y no es su trabajo.

6. Los niños temen ser obligados a informar el estatus migratorio de sus padres. La ley requiere que cada estudiante que se está matriculando presente un certificado de nacimiento original, pero no dice cómo se supone que la escuela determine el estatus de los padres. Reportes en las Cortes han señalado que maestros están indagando el estatus migratorio de los padres de sus alumnos. . Tanto los niños indocumentados como ciudadanos sese verán forzados a traicionar a sus propios padres porque las escuelas estarán tratando de cumplir con la nueva ley.

7. La relación profesor/alumno será socavada. Un ambiente educativo exitoso y productivo se basa en una relación de respeto y confianza entre los maestros y los estudiantes. Esta relación se debilitaría por la nueva ley de inmigración de Alabama. Como afirmó el jefe de la Federación Estadounidense de Maestros, Randi Weingarten: “Los educadores no deben ponerse en la posición de ser encargados de hacer cumplir leyes de inmigración. Los maestros deben ser redes de seguridad, no soplones – defensores, no guardias.”

8. El ambiente educativo es uno donde vive el miedo en lugar de seguridad. Un ambiente educativo positivo requiere que los estudiantes se sientan seguros. La nueva ley de Alabama ha convertido a las escuelas en lugares de miedo. Según Bill Lawrence, el presidente de la Escuela Primaria de Foley, “Un niño con miedo no puede aprender. Todo lo que estás pensando es “ estarán mis padres en casa? ”

9. Los niños ciudadanos y residentes legales también tienen miedo. No son sólo los estudiantes indocumentados quienes tienen miedo. Los niños ciudadanos y residentes legales temen por sí mismos, y por sus padres. Roseann Rodríguez, una consejera académica en las escuelas de Birmingham, relata “Mis niños del sexto grado de descendencia afro-americana me preguntaban si iban a tener que regresar a África. Hay un factor de miedo que está escrito entre las líneas de la ley, que tiene un “efecto espantoso” en las aulas de Alabama.”

10. El gobierno federal debe intervenir para proteger los derechos de los niños. Además de pedir a los tribunales que anulen varios artículos de la nueva ley de Alabama, el Departamento de Justicia Estadounidense le ha advertido a Alabama que esta nueva ley de inmigración no permite a las escuelas que nieguen a los niños acceso a la educación pública. El departamento de Justicia está pidiendo a las escuelas que mensualmente suministren información de matriculación detallada para constatar que no están violando la ley federal. El Asistente Fiscal General Tom Pérez, escribió que la nueva ley “puede disuadir la participación estudiantil en, o a la exclusión de niños en edad escolar de los programas de educación pública.”

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.