CAP in English
Small CAP Banner

Maestros mas diversos para escuelas mas diversas

Razones porque necesitamos mas personas de color en las escuelas

FUENTE: AP/Seth Wenig

Una maestra en frente de su clase en la escuela PD 262 en Nueva York. Investigaciones anteriores muestran que los estudiantes de color logran mayor éxito académico cuando sus maestros son personas de color como ellos.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

Hoy en día, los Estados Unidos está experimentando una transformación demográfica importante donde las comunidades de color continúan creciendo en todo el país. Nuestras escuelas públicas serán una de las primeras instituciones que cambiaran como resultado de este aumento en diversidad. De hecho, las escuelas se están diversificando a un ritmo tan rápido que dentro de 10 a 12 años no habrá una clara mayoría racial o étnica en nuestro sistema público del K-12.

Un reciente informe del Center for American Progress titulado, "La Diversidad de Maestros Estadounidenses es Importante: Un análisis estado por estado,” destaca que existen grandes diferencias en la diversidad entre los estudiantes y profesores de todo el país. Investigaciones anteriores muestran que los estudiantes de color logran mayor éxito académico cuando sus maestros son personas de color como ellos. Conforme pasa el tiempo, se hace más importante que la diversidad en la docencia refleje la demografía de nuestros niños.

Aquí resumimos las razones por la poca diversidad en la profesión docente y las medidas que podemos tomar para reclutar y retener a más profesores de color en este campo.

La brecha de la diversidad

El informe de CAP revela que casi todos los estados experimentan una brecha notable entre la diversidad del alumnado y la diversidad del personal docente. California sufre de la discrepancia más grande. Hay un abrumador 72 por ciento de estudiantes de color en comparación con el escaso 29 por ciento de los maestros-una diferencia de 43 puntos porcentuales. Por desgracia, esta cifra no es inusual. De hecho, más de 20 estados muestran una diferencia de 25 puntos porcentuales o más, con Nevada, Illinois, Arizona y Nueva York encabezando la lista.

¿Qué causa las diferencias?

Las razones de esta desigualdad son complejas.

Parte de ello se puede atribuir a las tasas inferiores en general de las comunidades de color en cuanto a su logro académico. Sólo el 58 por ciento de los latinos y el 57 por ciento de los afro-americanos obtienen su diploma de escuela secundaria en cuatro años, en comparación con el 78 por ciento de la populación anglosajona. Esta brecha educativa se extiende al nivel de la universidad, donde las comunidades de color se gradúan con menor experiencia y certificaciones. Obviamente, es imposible llegar a ser un maestro sin un diploma de escuela secundaria y un título universitario.

Otros factores que contribuyen a los bajos índices de representación de los profesores de color incluyen el alto costo de programas de certificación para los maestros y la expansión de otras oportunidades de empleo para graduados universitarios minoritarios. Para la mayoría de los profesionales latinos o afroamericanos, la enseñanza simplemente no ofrece los incentivos financieros necesarios para compensar los altos costos de una educación universitaria, que les obliga a buscar carreras más lucrativas.

El informe de CAP también descubrió que los maestros de color son mucho menos propensos a sentirse satisfechos con su salario y ser feliz con la administración de su escuela. Un estudio concluyó que sólo el 37 por ciento de los afroamericanos y 46 por ciento de maestros hispanos están contentos con su salario, en comparación con el 53 por ciento de los maestros anglosajones. Del mismo modo, los profesores africanos-americanos e hispanos tienen menos probabilidades de sentirse satisfechos con la forma en que su escuela está dirigida.

Hasta cierto punto esto se debe a que estadísticamente es más probable que los docentes de color trabajen en escuelas urbanas de bajos ingresos y bajo desempeño. La investigación también indica que, en promedio, a los maestros de color se les pagan menos que los maestros anglosajones.

Cerrar la brecha de diversidad

La brecha de la diversidad en la docencia está muy extendida y profundamente arraigada, y lograr una representación equitativa de los profesores de color tomará mucho trabajo y dedicación. Pero es importante para servir mejor a nuestros hijos, para que puedan tener éxito y para que nuestra nación pueda prosperar con una fuerza laboral educada. En base a las conclusiones anteriores, el informe recomienda dos formas de cerrar la brecha.

En primer lugar, es necesario ampliar programas de alta calidad de reclutamiento para atraer a los mejores maestros de color. Esto incluye el apoyo a los estudiantes de color en las escuelas primarias y secundarias para que puedan alcanzar el nivel de educación que necesitan para convertirse en profesores. También se deberían encabezar esfuerzos dirigidos al reclutamiento de estudiantes de alto rendimiento de color. Estas iniciativas podrían ofrecer ayuda financiera federal para estudiantes de bajos ingresos interesados ​​en la docencia y promover políticas a nivel estatal y federal que fomenten más diversidad.

Esto también implica prestar especial atención a las rutas alternativas de certificación de maestros. Teach for America y el New Teacher Project-Fellowship Program son programas alternativos de certificación que ayudan a graduados universitarios y profesionales que desean hacer un transición a la docencia sin la preparación convencional.

Estos tipos de programas han demostrado ser instrumentos eficaces para la contratación de personas prometedoras de comunidades de color a la profesión docente. De hecho, el 25 por ciento de los hispanos y el 27 por ciento de los afro-americanos fueron certificados a través de programas de formación docente alternativa, en contraste con sólo el 11 por ciento de los anglosajones que han seguido rutas similares.

En segundo lugar, debemos trabajar para mejorar la experiencia profesional de los docentes de color. Para que los profesores de color permanezcan en el aula y sean eficaces, es de vital importancia que se sientan satisfechos tanto con su salario y con la administración de la escuela en la cual trabajan.

Conforme avanzamos hacia un futuro más diverso es fundamental que los maestros de nuestra nación reflejen estos cambios demográficos. Acciones claras y decisivas son necesarias para asegurar una fuerza laboral diversa y profesores competentes que nos brindaran un sistema de educación fuerte y eficaz.

Jennifer Rokosa es una pasante universitaria con medios étnicos en American Progress.

Lea los informes (en ingles):

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.