CAP in English
Small CAP Banner

La Guerra de los “IDs”: ¿Cuenta Usted con el Suyo?

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

SOURCE: AP/Lisa Poole

Las normas sobre documentos de identificación como destacar las crecientes divisiones que existen entre aquellos que cuentan con “IDs”, y aquellos que no.

Read this article in English

Más acerca de los documentos de identificación

Con el inicio de la temporada de huracanes el mes pasado, los funcionarios de las Patrullas Fronterizas informaron a los residentes del Valle Río Grande en Texas que, en caso de emergencia, ellos estarían revisando los documentos de los evacuados a fin de verificar que cuenten con un comprobante de identificación válido antes de permitirles abordar los autobuses de evacuación. Así mismo, en Indiana, a 12 monjas se les negó el acceso al voto durante las elecciones primarias presidenciales por no contar con una identificación del estado. Las normas sobre documentos de identificación como éstas hacen destacar las crecientes divisiones que existen entre aquellos que cuentan con “IDs”, y aquellos que no—principalmente inmigrantes, minorías, estudiantes, los de menores recursos, los discapacitados y los de la tercera edad.

Los casos de verificaciones de documentos de identificación han aumentado substancialmente durante años recientes, pero nuestros oficiales electos a nivel local, estatal y federal tienen sus diferencias acerca de qué se debe hacer al respecto. Estas diferencias fueron más prominentes en el reciente debate acerca del REAL ID—una legislación que fue aprobada por el Congreso y promulgada como ley por el Presidente Bush, mediante la cual se imponen estrictas normas de seguridad, autenticación y emisión para las licencias de conducir y tarjetas de identificación estatales.

Los proponentes de REAL ID y de otras legislaciones similares a nivel local buscan establecer sistemas de identificación más estrictos, principalmente para luchar contra el terrorismo y limitar la inmigración. Hay otros que desconfían de programas que requieren comprobantes de identificación por motivos de seguridad, privacidad y de libertades civiles. Unos 20 millones de ciudadanos con edad para votar en nuestro país en los actuales momentos no cuentan con licencias para conducir. Y las minorías se encuentran en especial riesgo de ser despojados de sus derechos mediante estas propuestas.

Según una encuesta realizada en 2006 por el Centro Brennan, un 25 por ciento de los africano estadounidenses con edad para votar a nivel nacional no cuentan con un documento de identificación con foto emitido por el gobierno, en comparación con apenas un 8 por ciento de los ciudadanos blancos. Un estudio en Georgia también determinó que es dos veces más probable que un hispano no cuente con un documento de identificación con foto emitido por el gobierno que un blanco. Los ciudadanos hispanos nacidos fuera de los Estados Unidos a menudo deben superar barreras significativas para obtener un documento de identificación, consistentes con los retos que en general afrontan los ciudadanos nacidos en el extranjero. Y por supuesto, no olvidemos a los 12 millones de inmigrantes indocumentados que viven entre nosotros. Aunque en el pasado algunos estados habían concedido licencias a cualquiera que pudiera suministrar prueba de su residencia, esto ya esta cambiando a medida que el REAL ID entra en vigencia.

Pero no son sólo los inmigrantes y las minorías las que se encuentran afectadas de manera adversa. Los ciegos o discapacitados según la ley, los estadounidenses de mayor edad que ya no conducen, los adolescentes que no pueden cubrir el costo de adquisición de una licencia para conducir, las familias de menores recursos que no cuentan con los medios para cubrir los costos asociados con el mantenimiento de una licencia para conducir, así como también las millones de personas que viven en las ciudades con sistemas de transporte público que no tienen carros se encuentran del lado equivocado de la división de los “IDs”.

Sin duda alguna, existen circunstancias donde un comprobante de identificación debe ser exigido rigurosamente, en especial en lo que se refiere a la seguridad nacional y de la patria. Sin embargo, lo que es necesario es un cauteloso proceso de investigación y de debida diligencia con el fin de garantizar que todas las personas sean tratadas de manera justa y con igualdad, y que los sistemas de identificación tomen en cuenta los efectos en la sociedad entera. El próximo presidente y su administración afrontarán elecciones cruciales respecto a si deben y cómo deben implementar la legislación sobre el REAL ID y otras similares.

Evidentemente, las políticas tales como el exigir un documento de identificación durante una evacuación ponen en peligro vidas humanas. Así mismo, todo ciudadano debería poder ejercer su derecho a voto. Sin embargo, hasta que se establezca una debida diligencia para tratar los problemas recurrentes con los programas de los “IDs” actuales y propuestos, es conveniente que no salga de su casa sin su identificación.

Read this article in English

Para aprender más acerca de los documentos de identificación, visite la página http://www.americanprogress.org/issues/2008/05/id_divide.html

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.