CAP in English
Small CAP Banner

No es el momento de terminar los beneficios de desempleo

El Congreso debe actuar antes del fin del año

FUENTE: AP/LM Otero

Personas desempleadas forman fila para hablar con los reclutadores durante un Expo de trabajo en Las Colinas, Tejas.

    IMPRIMIR:
  • print icon
  • COMPARTIR:
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Share on Google+
  • Email icon

Read in English

El seguro de desempleo es el mecanismo principal del gobierno que proporciona asistencia financiera a los trabajadores que están desempleados no por culpa suya. Estos beneficios están al punto de vencerse el 31 de diciembre. Si el Congreso no resuelve este problema antes de los finales de diciembre, 2,2 millones de trabajadores desempleados perderán sus beneficios antes de febrero. En 22 estados, más de 30.000 trabajadores desempleados perderán sus beneficios.

Extender los beneficios de desempleo es fundamental porque nuestra economía todavía está en uno de los peores mercados laborales desde la Gran Depresión. Actualmente hay 13,9 millones estadounidenses desempleados, con una tasa de desempleo en o por encima de 9 por ciento en 28 de los últimos 30 meses. En octubre, el último mes del cual hay datos completos disponibles, casi la mitad de los desempleados (42,4 por ciento) – 5,9 millones de trabajadores – estuvieron sin trabajo y activamente buscaron un empleo durante al menos seis meses. (vea el mapa)

Actualmente, hay cerca de cinco trabajadores activamente buscando trabajo para cada empleo disponible, en comparación con sólo uno y medio buscadores de trabajo para cada puesto de trabajo antes del comienzo de la Gran Recesión. Permitir que los beneficios de desempleo se venzan en medio de un mercado laboral tan débil tendra consecuencias graves para los desempleados, así como cada uno de nosotros que todavía tiene un trabajo.

La razón: El fin de los beneficios amenazara nuestra recuperación económica. Los economistas están de acuerdo que los beneficios de desempleo son una de las políticas contracíclicas más importantes que tenemos, ayudando a los que no tienen empleos con asistencia que resulta en fondos que son inmediatamente gastados en la economía más amplia. En los últimos años, según un estudio detallado por Wayne Vroman del Departamento de Trabajo, los beneficios para los desempleados de larga duración condujeron la creación de aproximadamente 700.000 nuevos empleos cada trimestre.

El Congreso necesita actuar. Es así de simple.

Heather Boushey es una economista en el Centro para el Progreso Americano.

Para hablar con un experto, favor de ponerse en contacto con Tanya Arditi via email a tarditi@americanprogress.org o por teléfono al 202.741.6258.